El Arrimadero festeja diez años de arte autogestivo con una varieté que repasará su historia

Hoy a la 23 la comunidad artística de la sala ubicada en Misiones 234 realizará un emotivo evento para recordar anécdotas y figuras que convirtieron al viejo Teatro del bajo en un clásico del circuito local independiente.

El Arrimadero teatro está de fiesta. A una década de que teatrista Raul Ludueña y la recordada Alicia Monsalve renovaran el viejo Teatro del Bajo, la comunidad que mantiene viva la actividad en esa sala abrirá sus puertas para celebrar un nuevo aniversario de ese espacio cultural autogestivo, que día a día suma nuevos talleristas y público.

Agrupaciones y figuras de que pasaron por ese escenario o que tuvieron que ver con el detrás de escena, dirán presente esta noche a las 23 con una emotiva varieté en la que se repasará la historia de arte independiente y autogestivo que construyeron en forma colectiva. Serán de la partida los directores Gustavo Lioy, Leandro Stepanchuc, Silvana Feliziani, Gustavo Azar, el conjunto Perkation y Gabriela Quiñones, hija de Alicia Monsalve.

Te puede interesar...

El cumpleaños número 10 llega en un buen momento: la cartelera se renueva semana a semana con espectáculos convocantes que logran colmar la capacidad las cien localidades de la sala, a pesar de la crisis económica.

"Han quedado pocas salas en Neuquén, pero desde que venimos trabajando nosotros hay un crecimiento impresionante: mucho público nuevo y mucha gente trabajando para hacer más producciones, lo cual nos nos pone muy contentos. Estamos trabajando doble función porque se llena", destacó, en diálogo con LM Neuquén, el teatrista Flavio González, quien hace tres años se puso al frente de la gestión de El Arrimadero, junto con la actriz Adriana Iglesias.

Si bien González reconoció que el consumo en el buffet bajó porque los bolsillos están flacos, sostuvo que el teatro sigue siendo un refugio cultural para la gente que, con esfuerzo, compra una entrada para conectar con las artes escénicas o la música con el objetivo de "distraerse y abstraerse un poco de la realidad, no para evadirse pero sí para pasarla bien".

La buena racha también tiene su correlato en los talleres que se dan en El Arrimadero los días de semana. "Se duplicó el cupo, es fantástica. Hay una necesidad de la gente de expresarse y decir lo que siente", subrayó haciendo alusión a los cursos, clases y talleres de teatro, percusión, danza africana y construcción e interpretación de máscaras que se realizan en el espacio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído