El clima en Neuquén

icon
14° Temp
26% Hum
La Mañana harina

El aumento del precio de la harina no afectó la demanda de pastas en Neuquén

Las fábricas intentan no trasladar los incrementos de las materias primas a los clientes. Las subas en los precios de la carne y el carácter rendidor de las pastas ayuda a mantener su consumo.

Así como los panaderos de Neuquén tuvieron que arreglárselas para mantenerse en pie en medio de un clima de incertidumbre y los aumentos en el precio de la harina -que se hicieron más frecuentes y fuertes tras la invasión de Rusia a Ucrania-, las fábricas de pastas de la ciudad tuvieron que ingeniárselas para continuar con su actividad.

Pese a las quejas de algún que otro cliente, en general -y salvo algunas excepciones- las ventas no mermaron, en parte gracias a los esfuerzos para no trasladar el incremento de más del 50 por ciento en el valor de su principal materia prima y de otros ingredientes derivados del rubro lácteo y cárnico que también experimentan desde hace tiempo subas propias del contexto inflacionario de la Argentina. De hecho, el elevado costo de la carne se convirtió en otra variable para explicar el sostenimiento en la demanda de pasta, un plato más económico que rinde en la mesa familiar.

Te puede interesar...

"Por el aumento del precio de la harina hemos tenido que subir los precios de algunas pastas, aunque no mucho. De otras los mantuvimos. Igualmente las personas siguen comprando y ahora, por la temporada, me imagino que las ventas se van a incrementar", señaló de Jeimin de Doltutti, haciendo alusión a la llegada del otoño y los primeros fríos que invitan a disfrutar de opciones más contundentes que en el verano.

"Lo que más gusta y se vende son los ravioles y los sorrentinos, además de las pastas tradicionales como los tallarines, las cintas y ñoquis rellenos con hongos o jamón y queso", comentó para luego destacar el esfuerzo que hicieron para que la suba de precios en su local fuera mínima. "Los ravioles de ricota pasaron de 600 a 650 pesos. Los sorrentinos están entre 770 y 800 pesos, excepto los de panceta y queso ahumado que están 950 pesos. En general las subas fueron de 50 o 60 pesos porque tratamos de mantener los precios para tener a nuestros clientes felices", añadió la referente del comercio ubicado en Santa Fe 1.064.

En sintonía y con una experiencia de 12 años en el rubro, Florencia de Plan Gourmet señaló: "Suele pasar que haya aumentos desmedidos o escasez. O te matan con el precio o no conseguís. Desde diciembre, enero viene aumentando todo mucho. Nosotros además utilizamos muchos lácteos como el queso y eso también viene en aumento. Nuestra mayor complicación fue conseguir determinados insumos. Durante las últimas dos semana de febrero fue difícil conseguir mercadería por cuestiones de temporada y especulación".

"Nosotros no trasladamos los aumentos al precio de la pasta porque necesitamos seguir vendiendo, así que la gran mayoría la absorbimos nosotros. Aumentamos cuando no nos quedó opción, ponele que habrá sido un 1,5 por ciento por semana, frente al 50 por ciento del incremento del precio de la harina", agregó.

"El aumento de la carne nos repercute porque la gente prefiere una caja de pasta básicas - que es lo que más sale- con la que comen tres por mil pesos, en vez de comprarse un kilo de asado", planteó Florencia.

"Lo que más demandan son los sorrentinos de jamón y queso que salen 700 la caja de 18 unidades. Cuando empezó todo este tema de la harina, la caja estaba a 630 pesos. Los de calabaza salen 660 pesos. Igualmente, en general, mi cliente no es el que más precio busca. Nosotros vendemos igual. Hay días en los que hace mucho calor que la gente elige menos la pasta. Al revés, cuando hace frío. Nosotros igual le fuimos buscando la vuelta para que la gente salga de la creencia que la pasta es solo el domingo. Mostramos que se pueden hacer fritas, al horno, que se pueden acompañar con ensaladas también", remarcó.

"Nuestras pastas son muy caseras, rellenas a mano. No usamos colorantes, conservantes ni ningún tipo de aditivo. Los rellenos los vamos cambiando todas las semanas. Deconstruimos las recetas que nos gustan. Por ejemplo, un pollo a la parisienne lo hacemos como relleno para pasta. Las carnes que usamos están cocidas durante ocho horas a fuego lento. Le prestamos especial atención a la cocción para resaltar los sabores", subrayó. "A diferencia de otras casas de pastas, no hacemos ñoquis, por eso establecimos con nuestra comunidad de clientes el 8S, que implica un descuento del 20 por ciento en las distintas variedades de sorrentinos los 8 de cada mes", destacó.

Por su parte, Fabricio de Saluzzo registró una merma en las ventas, al tiempo que sigue observando una búsqueda de precios constante por parte de la gente.

"El rubro viene bastante castigado por el precio de la harina que subió muchísimo en las últimas semana y por las demoras en la entrega. Los lácteos también han tenido un incremento importante de entre un 30 y 40. Nosotros usamos ricota y mozzarella de primera marca y todas las semanas te van cambiando el precio. La gente se queja por los precios. La demanda es acotada. La gente se cuida mucho al comprar. Antes compraba para tener un stock en el freezer, porque como la pasta nuestra es sin conservantes... Antes los pedidos eran más grandes y ahora compran lo que se va a comer en el día", comparó el referente del local ubicado en la esquina de Roca y Colón.

"Nuestros incrementos fueron apenas de un 13 por ciento. No podemos trasladar el 50 por ciento al cliente porque no vamos a poder vender la mercadería. Con un buen precio podemos mover un volumen de ventas más grande, pero la rentabilidad es muy chica, nada que ver con la de años atrás. Más allá de todo mantenemos la calidad, la presentación, seguimos trabajando con verduras de la zona y productos de primera línea", postuló antes de contar algunas de las promociones que lanzaron de ventas por cantidad para poder sobrellevar la situación.

"Por ejemplo hoy una caja de ravioles de verdura con dos planchas está 640 pesos. Si comprás 10 unidades, cada una queda en 580 pesos. La caja de raviolones como la de sorrentinos están a 790 pesos, 1.650 pesos, los rellenos con salmón rosado y 1.250 con carne ahumada. Todos los días tenemos un menú que va variando y que también tiene una promoción. Lo que más compra la gente es el raviol clásico de verdura, ricota y pollo y los sorrentinos de jamón y mozzarella y calabaza y mozzarella. También tenemos una variedad vegetariana con masa de espinaca que tiene muy buena aceptación", manifestó.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario