El banco que moviliza y cuenta con reservas

Madres solidarias de toda la provincia aportaron al centro de leche humana.

Alejandro Olivera

olivera@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- La lactancia materna es el primer contacto que tienen los bebés con el mundo y los ayuda a crear un poderoso vínculo con la madre, aunque son muchos los niños que por diversas razones no pueden hacerlo. Para esos casos, se creó el Banco de Leche Humana (BLH) del Hospital de Cutral Co-Plaza Huincul, que a dos meses de su inauguración recibe donaciones constantes y ya tiene una reserva de 10 litros.

La semana pasada, Zapala se sumó a la lista de ciudades que enviaron sus frascos de leche. Esto significa que una gran parte de la población comprende la importancia social de esta práctica.

En tal sentido, desde el Banco indicaron que reciben muchas donativos de todas partes de la provincia e invitaron a aquellas madres con excedentes a que hagan lo mismo. El objetivo principal del BLH es alimentar e inmunizar a los niños prematuros durante su estadía en los hospitales, ya que son los que más la necesitan. A través de este método de alimentación, se reduce el proceso de enfermedad e internación.

Brasil es un pionero en esta práctica, que le ha valido la reducción de su tasa de mortalidad infantil.

Asimismo, también sirve para asistir a niños operados, huérfanos (por la muerte de la madre en el parto), con intolerancia a la lactosa, con diarreas persistentes o mujeres con VIH, ya que no pueden alimentar a sus hijos.

El proceso

La doctora María Alejandra Buiarevich, una de las pediatras involucradas en el desarrollo de este proyecto, explicó en detalle a LM Neuquén cómo es el proceso que recibe la leche materna una vez que llega a los laboratorios.

El alimento es donado, en primer término, por madres con excedentes. Al ser recibido, los especialistas del equipo –comprendido por pediatras, enfermeras y nutricionistas– la congelan a una temperatura de -20 grados. Luego, se descongela y se le realizan pruebas físico-químicas.

Posteriormente hacen un test Dornic, para medir la acidez de la leche. Si el resultado está por debajo del índice 8, entonces se la considera apta para el consumo de los niños. A través de la técnica de crematocrito, se centrifuga y se mide el porcentaje de grasa. El siguiente paso es la pasteurización mediante el método Holter, que consiste en exponer la leche a agua caliente (65º) durante 30 minutos, para luego enfriarla de golpe. Así se combaten las bacterias, virus y parásitos.

Finalmente, se cultiva en un caldo verde brillante. Si es patógeno, desarrolla una burbuja y se descarta, de lo contrario se considera apta para consumo.

El trabajo que lleva al milagro

Se reciben las donaciones de madres con excedentes y se congelan. Luego se les realizan pruebas físico-químicas.

Se somete la leche a distintos procedimientos para comprobar que no esté infectada con virus y sea apta para el consumo de los infantes.

Se distribuye a los distintos centros de lactancia de los hospitales de la provincia para su uso.

Piden frascos de café para poder guardar la leche

Desde el Banco de Leche Humana hicieron un pedido a la comunidad de frascos de café para almacenar la leche. Es que, ante tamaño interés de la sociedad por la donación, se quedaron sin envases.

Para saber cuál es el indicado, detallaron que deben ser de polipropileno, ya que son del mismo material que los utilizados en medicina, y vienen señalados con un número 5 rodeado por un triángulo. Los interesados se pueden comunicar al (0299) 4962662, interno 3292, o dirigirse a los centros de lactancia de los hospitales de la región.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído