El clima en Neuquén

icon
16° Temp
48% Hum
La Mañana hermanas

El calvario de toda una familia por el secuestro de tres hermanas

Primas de Argentina Seguel brindaron detalles de la detención que la joven sufrió en junio de 1976. Unos días antes habían secuestrado a su hermana Arlene, quien continúa desaparecida, y luego a Dora, su otra hermana.

Familiares de las hermanas Dora, Arlene y Argentina Seguel declararon como testigos y brindaron detalles de la detención de ésta última el 14 de junio de 1976 durante una nueva audiencia del séptimo juicio por delitos de lesa humanidad ocurridos en la región durante la última dictadura militar.

En primer lugar declaró ante los jueces del Tribunal Oral Federal 1 de Neuquén, Leonor Urquiza, prima de las hermanas Seguel. Contó que cuando se enteraron del secuestro de Arlene Seguel, ocurrido el 12 de junio de 1976 en Cutral Co, decidió junto a su madre y su hermano viajar de General Roca, donde vivían, a Neuquén para ayudar en la búsqueda de la joven que estudiaba Servicio Social en la Universidad Nacional del Comahue. Al llegar a Neuquén se trasladaron a la casa de familiares, Filomena Hernández y Rubén Sandoval, también primos de las hermanas Seguel, quienes habían arreglado ir a una cena con el objetivo de recabar información sobre la detención de Arlene.

Te puede interesar...

La mujer relató que esa noche se quedaron en la casa de sus familiares y que en un momento golpeó la puerta “una persona de civil con un fusil quien dijo que venía a hacer una requisa”. “Ordenó que mi madre y mi hermano se quedaran afuera de la casa en un vehículo”, relató Urquiza, y agregó que frente a la vivienda había un camión del Ejército y un auto con personas de civil. “En ese momento no tomaba dimensión de lo que estaba pasando”, dijo la prima de las hermanas Seguel. Tiempo después supo comprender que había sufrido un secuestro.

Dijo que esta persona revisó toda la casa y le preguntó dónde estaba Argentina. La mujer le respondió que estaba en una cena y le dio la dirección del lugar. “Después me enteré de la otra parte de la historia”, sostuvo ante los jueces.

AM juicio la escuelita (9).jpg
Filomena Hernández intentó impedir que unos hombres de civil se llevaran a su prima Argentina Seguel.

Filomena Hernández intentó impedir que unos hombres de civil se llevaran a su prima Argentina Seguel.

Confesó que después de esa noche, regresaron a General Roca y desde entonces “sentimos que estuvimos vigilados, un día una persona de civil fue a la casa de mis padres mientras yo estaba trabajando en el hospital y le preguntaron por mí”.

“A Arlene la vi por última vez un día que estaba estudiando en mi casa y se quedó a dormir. Esa noche me contó que había estado en un barrio haciendo un trabajo de campo y que había visto a unos niños durmiendo sobre cueros de chivo meados y me dijo que ella iría al cementerio a sacar todas las puertas para hacerle casas a esa gente”, recordó a Arlene Seguel, su prima Filomena Hernández.

Durante su declaración, la mujer contó que al enterarse del secuestro de Arlene junto a su marido, Rubén Sandoval, se pusieron a disposición de los padres de la joven para ayudar en la búsqueda de su paradero. “Mis tíos junto a Argentina viajaron a Neuquén al día siguiente de la detención”, agregó.

Contó que su marido, que trabajaba en Aerolíneas Argentina, le contó a su jefe sobre lo que había ocurrido con Arlene. “Como tenía contactos con la Policía le pidió si podía ayudarlo a conseguir información sobre lo que le había pasado a Arlene”, señaló. El jefe de Sandoval consiguió una entrevista con el jefe de la Policía Federal de Neuquén, Jorge González.

“Nosotros no sabemos nada. Los terroristas se están matando entre ellos”, fue la respuesta que recibió Sandoval de parte de González, quien primero le pidió que describiera a su prima. Más tarde, Sandoval acudió a su padre, quien se desempeñaba en el área de documentación de la Policía de la provincia. “Me contó que por ahí pasaban detenidos pero no sabía nada”, le respondió su padre, y le recomendó que se contacte con el comisario Vargas “que era el jefe en ese momento de la Brigada de la Policía de la provincia que estaba a cargo de los operativos”.

Contó que una pareja de amigos chilenos, que hacía poco tiempo habían llegado al país, se ofreció para contactarse con un funcionario de la Policía con el que tenían buena relación. “Mi padre organiza una cena en su casa de la calle Talero con esta pareja y el policía federal de apellido Ricomini. Fuimos junto a mi esposa Filomena, Flora y José, los padres de Arlene, Argentina y Dora”, describió.

AM juicio la escuelita (17).jpg
Rubén Sandoval afirmó que

Rubén Sandoval afirmó que "nuestras primeras siempre buscaron un mundo mejor".

Sandoval contó que en un momento de la cena el policía Ricomini comentó que “estaba muy cansado porque había llevado a una guerrillera muy peligrosa a un departamento de Buenos Aires”. La frase generó estupor y desazón entre los familiares de Arlene.

Unos minutos después de ese comentario, dos policías de civil se presentan en la puerta de la casa del padre de Sandoval. “En realidad buscaban a Argentina”, dijo el hombre. Recordó que los policías no tenían armas y reconoció a uno de ellos. “Se llamaba Francisco Chaneton, lo conocía porque trabajaba además como telegrafista”, señaló. Por la descripción que tiempo después les hizo Leonor Urquiza, eran los mismos que habían estado en su casa unos minutos antes.

Filomena abrió los brazos para cubrir a Argentina y a su madre. “De acá no se llevan a nadie”, les gritó la mujer, contó Sandoval. “Argentina dijo que no se preocupen, que seguro le hacían algún interrogatorio y la devolvían”, recordó el hombre. Lo curioso fue que en ningún momento se dieron cuenta cuándo salió Ricomini de la casa, “además dejó a su mujer y a sus dos hijos que había llevado a la cena”. “Era otro momento de desesperación para la tía porque no solo no consiguió saber nada de Arlene sino que además se llevaron a Argentina”, sostuvo.

Un tiempo después el padre de Sandoval le dijo a su hijo “que Vargas le había dicho que no investigáramos más porque se iba a ver obligado a tirarme droga en el jardín para llevarme. Por lo menos seis meses nos estuvieron vigilando”.

Dora Seguel, quien fue secuestrada el 14 de junio de 1976 en la escuela donde cursaba la secundaria y Argentina, fueron trasladadas a la U9 y dos días después llevadas en avión al centro clandestino de detención "La Escuelita" de Bahía Blanca. El 19 de junio de ese año fueron liberadas. Arlene continúa desaparecida.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario