El clima en Neuquén

icon
10° Temp
71% Hum
La Mañana coparticipación

El desequilibrio de Ley de Coparticipación quedará más expuesto con el ajuste de Milei

Con los gobernadores pulseando con Milei por los recursos, se hacen más visibles los desequilibrios distributivos.

La revolución libertaria impulsada por el presidente Javier Milei generó un debate en las provincias por el futuro de los fondos que cada una recibe de la Nación. “No hay plata”, advirtió de entrada Milei, pero a los días empezó a ceder en negociaciones particulares con las mandatarios provinciales representado por su ministro del Interior, Guillermo Francos.

Los gobernadores salieron a negociar la menor pérdida posible de recursos con la Casa Rosada con diversas estrategias. Rolando Figueroa participó del armado de un bloque patagónico de gobernadores en una de las respuestas más rápidas que generó el espanto a perder recursos. La cantidad de frentes que abrió Milei con su shock de políticas abarcativas de todos los ámbitos del país es inédita.

CUMBRE DE GOBERNADORES PATAGÓNICOS.jpg

Las peleas por la distribución de los fondos entre la Nación y las provincias no es nuevo. En casi todos los gobiernos en algún momento entró en tensión. La coparticipación federal se definió en la década del ‘80, con situaciones sociales y económicas de otro mundo comparadas con las actuales.

Neuquén fue una de las provincias más perjudicadas. Simplificando: como tiene petróleo, la relegaron en el reparto de los impuestos. En la coyuntura, las regalías suplieron la escueta coparticipación y cuando no fueron suficientes la provincia lo pagó con crisis severas.

Pero las regalías tienen sentido porque son la porción para la provincia de la enajenación de sus recursos naturales, no pueden ser consideradas complementarias de una flaca distribución. La Ley de Coparticipación nunca más se modificó porque en su texto contempló como condición para ello que todos los gobernadores estuvieran de acuerdo en el nuevo reparto. Imposible. Nadie cede.

Neuquén recibe el 1,8 por ciento del total de la masa de recursos que gira la Nación a las provincias de los impuestos que recauda. No todos son coparticipables, pero los que lo son se distribuyen en función de los porcentajes fijados hace más de tres décadas. Neuquén tiene el 2,5 por ciento de la población nacional, similar al porcentaje de Río Negro, que percibe 2,5 por ciento de los impuestos coparticipables que recauda la Nación.

Si la tijera libertaria afecta el funcionamiento de las administraciones provinciales no sólo proliferarán cuasimonedas, también habrá rosca por la coparticipación. La única manera de que todos los gobernadores se pongan de acuerdo implicaría que la Nación ceda un porcentaje mayor de la recaudación. No da la impresión de que esa vía sea posible con el programa de Milei.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario