El Día del Niño llenó de sueños y regalos las plazas de la ciudad

El clima acompañó a los chicos y sus familias a celebrar actividades en distintos rincones.

Neuquén.- La ciudad se pobló ayer de niños que salieron a celebrar su día en las calles, plazas y el río. Si bien los festejos oficiales se realizaron en el barrio Parque Industrial, el Paseo Islas Malvinas y la costanera fueron los lugares más elegidos para pasar una cálida tarde al aire libre.

La cancha del club San Cayetano, en el barrio Jaime de Nevares, se llenó de color con los más de 1500 nenes y nenas que participaron de las actividades organizadas por la Subsecretaría de Cultura del municipio.

Los peloteros fueron los más elegidos por los chicos. Las pinturas en la cara también llamaron la atención: mariposas, corazones, flores, zombis animales y superhéroes fueron los motivos preferidos.

El show de payasos del Circo Chicano entretuvo a los chicos y a los adultos con sus ocurrencias. Cosecharon aplausos y gritos del público infantil y carcajadas de los padres. El cierre fue con alfajores, torta y chocolate caliente para todos.

A su vez, cientos de familias se acercaron hasta el Parque Central para pasar la tarde a pesar de que las nubes amenazaban con lluvia.

Los niños y niñas disfrutaban jugando a la pelota, andando en bicicleta, rollers y skates, remontando barriletes o simplemente correteando sobre el césped bajo la atenta mirada de los padres.

Los juegos del Paseo Islas Malvinas estuvieron colmados, cada uno con su público. La calesita con los más pequeños, el elástico con los más grandecitos y la silla voladora con los audaces.

Quienes tenían ganas de pasear fueron hasta el río Limay. El bulevar de la avenida Olascoaga lucía como en los domingos de verano, con familias tomando mate, practicando algún deporte o recorriendo el lugar.

El Paseo de la Costa también fue uno de los lugares más elegidos.

Movida solidaria para los chicos

En el norte de la ciudad, en un barrio donde falta todo y se siente la ausencia del Estado, los vecinos se organizaron para darles a los niños un festejo especial en su día.

En el lugar funciona un comedor infantil que a diario da una taza de leche a más de 50 chicos del barrio.

Los viernes por la noche también les dan un plato de comida. “Acá hay muchas necesidades”, dijo Janet, quien organizó el festejo junto con varios padres. Una de sus hijas, que estudia en la universidad, se disfrazó del Sapo Pepe para entretener a los más chiquitos.

Más de cien nenes y nenas de la toma Ruca Antú corrían de un lado para otro en el patio de la casa de Janet Carrillo, donde los payasos y personajes de la tele los entretenían con juegos, música y bailes.

Mientras un grupo de nenas jugaban al baile de la silla, un campeonato de metegol atrapaba a los varones.

Los más grandes preferían patear una pelota de verdad.

La cooperativa Brisas del Sur se encargó de donar las facturas que alimentaron a los chicos. Los papás aportaron las golosinas y las gaseosas. Entre todos trabajaron para atender a los niños.

En el barrio viven unas 350 familias que luchan contra el oportunismo de algunos punteros políticos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído