El clima en Neuquén

icon
15° Temp
64% Hum
La Mañana internet

El duro trabajo del hombre que les habilita internet a tres localidades del interior

Durante la cuarentena, su labor se triplicó. Da de alta el servicio, pero también se asegura que la señal llegue a tres ciudades de la provincia.

Pablo Almendra, desde que arrancó la cuarentena, se convirtió en el pilar fundamental de 3200 casas del interior neuquino. De su trabajo depende la conexión a internet de los domicilios en Junín de los Andes, Loncopué y Aluminé, vital durante el encierro estricto para poder trabajar, estudiar y “pasar el tiempo”.

La demanda de alta de servicios creció exponencialmente. Durante los primeros meses, los protocolos que le establecieron desde la empresa Frontera Digital era no ingresar al domicilio. Si era dentro de la ciudad, solo les hacían llegar el cable y desde la puerta le indicaba al cliente qué pasos debía hacer. Una vez que lo hacían, Pablo daba las últimas indicaciones y no se iba del lugar hasta que ese hogar no tuviera la conexión funcionando.

Te puede interesar...

En el caso de la zona rural, la complicación era otra. Debían llevar la señal vía antena y, una vez que la instalaron en el techo de la casa, debían ingresar el cable y los clientes trabajan casi a la par. “Nosotros le bajamos el cable desde arriba y desde la puerta de la casa le indicamos cómo tenían que hacer, qué tenían que conectar y qué fichas debían usar”, describió.

Interior Servicio #InteriorDeLaPandemia Interior de la pandemia internet Aluminé (5).jpeg

Una vez que se supo que el virus no permanecía en la superficie y que los protocolos cambiaron, Pablo modificó su rutina hasta estos días. Al “buen día” inicial, lo acompaña con la pregunta: “¿Estás aislado?”. La respuesta es crucial para saber si la conexión a internet que fue a poner la debe hacer desde afuera de la casa o bien, “pedirle amablemente” que salga del domicilio para poder ingresar y así mitigar el riesgo de contagio.

Pero su trabajo no solamente es dar este servicio a muchos vecinos que no lo tenían y que vieron “la obligación” de colocarlo para poder trabajar o estudiar, sino que es el encargado de que todo funcione. Es que las tormentas eléctricas, los vientos y hasta la nieve, pueden generar que la señal de la empresa mayorista no llegue “limpia” y genere problemas en el servicio de los usuarios. “Esto fue lo que más tiempo y cansancio nos llevó”, dijo.

Es que Frontera Digital compra la señal de internet a ARSAT, que su proveedor, y lleva el servicio desde la ciudad base hacia las localidades que lo prestan. Para darlo en Loncopué, llevan la señal desde Zapala cruzando las montañas. Esto quiere decir que desde Zapala colocaron radioenlaces, que son antenas, en las cimas para que llegue de la mejor manera.

Interior Servicio #InteriorDeLaPandemia Interior de la pandemia internet Aluminé (6).jpeg

En Junín es diferente, porque el mayorista está en esa localidad y “es más fácil”; aunque desde ahí, con el mismo mecanismo de radioenlaces la llevan a Aluminé. “Es complejo, pero te lo intenté explicar medio en criollo para que lo entiendas”, aseguró Pablo quien durante el invierno “la pasó feo”.

La nieve en algunos de los puntos entre Zapala y Loncopué produjeron las complicaciones. Los usuarios se quejaron por el bajo nivel de recepción y ellos salieron a verificar que todo estuviera bien. Debieron escalar las montañas con un grupo electrógeno y con temperaturas bajo cero para poder chequear y solucionar los problemas.

“El conflicto más grande que hubo fue la saturación durante los primeros tres o cuatro primeros meses. Que nos afectaron directo, pero no solo nos pasó a nosotros sino que fue en todo el mundo”, dijo, al explicar que la cantidad de señal se comenzó a debilitar por la cantidad de uso que se estaba dando.

Interior Servicio #InteriorDeLaPandemia Interior de la pandemia internet Aluminé (3).jpeg

Y, de esa saturación, tanto Pablo como el resto de sus compañeros debieron administrar la señal que llegaba y trataron “siempre” de priorizar que funcione en los hospitales, centro de salud y en los “realmente esenciales”.

Además, visitaron a las zonas rurales para chequear que todo anduviera “bien”, ya que no tenían otra forma de comunicarse. “La señal de teléfono es muy mala en algunas zonas y esto es lo único que tienen”, dijo Pablo al asegurar que durante las primeras semanas se les complicó moverse de una localidad a otra por las restricciones.

Interior Servicio #InteriorDeLaPandemia Interior de la pandemia internet Aluminé (1).jpeg

Si bien el trabajo de Pablo se triplicó a lo que era antes de la pandemia, aún hay muchas altas que no las pudieron hacer por el “problema del ancho de banda”, pero están regularizando el servicio.

Ante la segunda ola, que aún no llegó a la Provincia, se están preparando para dar servicio a todos los usuarios y creen que no habrá problemas. “Es que, uno por ahí no dimensiona, pero en pandemia el internet es el segundo servicio más importante después de la luz”, ejemplificó.

Interior Servicio #InteriorDeLaPandemia Interior de la pandemia internet Aluminé (2).jpeg

Con los protocolos cumpliéndose a “rajatabla”, Pablo espera que todo esto termine pronto y concluyó: “Más allá de lo que pase en esta pandemia, nosotros estaremos ahí para poder dar el mejor servicio”.

Más historias en #InteriorDeLaPandemia

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

11.111111111111% Me interesa
75% Me gusta
2.7777777777778% Me da igual
3.7037037037037% Me aburre
7.4074074074074% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario