El furor por comprar en Chile desbordó los pasos

Febrero fue el mes más caliente, con picos de 20 mil personas por día.

Ana Laura Calducci
calduccia@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Este verano, el principal atractivo turístico de Chile no fueron las playas ni los lagos, sino el precio de los productos que se exhibían en las vidrieras. Con la expectativa de ahorrar hasta un 50% en cada compra, un alud de neuquinos desbordó los siete pasos limítrofes de la provincia. Durante enero, 116 mil personas cruzaron hacia el vecino país y en febrero fueron muchas más, según estimaciones provisorias. El furor consumista elevó un 30% el tránsito en la frontera.

El récord de turistas lo tuvo el paso Samoré, donde llegaron a cruzar en algunos feriados unas 9 mil personas por día. De esa cifra, más de la mitad iba hacia Chile, la gran mayoría en busca de los bajos precios en ropa y equipos tecnológicos.

El Servicio Nacional de Turismo chileno informó que, durante enero, 116.839 turistas ingresaron al vecino país por los cruces fronterizos de Neuquén. La mitad, más de 56 mil personas, entró por Samoré.

15 minutos demora el trámite para pasar. En febrero, algunos tardaron más de 6 horas en cruzar.

Aunque no hay registros finales de febrero, se sabe por datos parciales que hubo más neuquinos en Chile que el mes anterior. La Delegación Nacional de Migraciones constató que pasaron unas 7 mil personas por día en promedio entre los siete cruces de la provincia, con picos de 20 mil turistas diarios durante el feriado de Carnaval.

"Este año se notó que la mayoría de las personas que viajaban era por el tema de las compras, y en febrero fue mucha más gente que la que se movió en enero", confirmó Mariano Molina, delegado local de la Dirección de Migraciones. Salvo excepciones, los que viajaban hacia Chile eran todos neuquinos.

El funcionario informó que ese auge por los bajos precios chilenos provocó "un aumento significativo en el tránsito de personas de casi un 30% en relación con el año pasado". Añadió que también aumentó el movimiento de camiones con mercaderías.

Fue una demanda récord, que desbordó los puestos de control neuquinos. El día más caótico fue el 6 de febrero, cuando empezó el fin de semana largo de Carnaval. Los empleados del paso Samoré tenían una hilera de autos de varios kilómetros, y no les quedó otra opción que calcular hasta dónde podían atender a la gente y mandar al resto a que volviera el día siguiente. Fue una decisión inédita que encendió la alarma en el Ministerio del Interior.

Molina contó que "las autoridades provinciales y nacionales están al tanto de lo que pasó y empezaron a ver las posibilidades de hacer ampliaciones". Explicó que, cuando se construyeron los pasos, la infraestructura era la adecuada, pero el movimiento en la frontera viene en aumento "y han quedado desfasados de la realidad migratoria".

"Este verano fue un cuello de botella y no dejaban entrar más gente porque no se podía ni caminar adentro", relató. Sin embargo, para el funcionario, el furor por comprar más barato en Chile es una moda pasajera. "Ahora tenemos este boom por el tema del dólar, pero en algún momento se tiene que estabilizar", razonó.

Más de 500 kilómetros por la mochila y los útiles escolares

Aunque el dólar viene en alza y el cambio con los pesos chilenos no es tan favorable como hace un par de meses, siguen siendo muchos los neuquinos que cruzan la frontera para hacer compras. El fin de semana pasado, los pasos limítrofes se llenaron de papás que viajaron más de 500 kilómetros para conseguir mochilas, útiles y guardapolvos baratos para sus chicos.

"Las compras las maneja Aduana, pero el comentario común de la gente que escuchaban los empleados era sobre los útiles y demás cosas que iban a comprar para la escuela; fue lo que más se vio este fin de semana que pasó", contó Mariano Molina, de la Dirección de Migraciones. Además de mochilas y cuadernos, los neuquinos trajeron zapatillas y ropa de abrigo, indispensables para el inicio de clases.

Como las oficinas fronterizas abren en general de 8 a 20, la mayoría de los neuquinos debió pasar la noche del otro lado de la cordillera. Además, tuvieron que manejar más de 8 horas entre ida y vuelta, a lo que se sumó la demora en cruzar y en cargar nafta. Toda una odisea simplemente para las compras escolares, pero parece que a muchos les cerraron las cuentas.

Por el Carnaval, Pichachén fue una verdadera locura

El paso Pichachén está cerca de Chos Malal y es uno de los menos transitados de la provincia. De mayo a noviembre suele estar cerrado por las intensas nevadas. Hasta el año pasado, el récord de atención en este cruce era de 100 personas por semana. En el feriado de Carnaval, llegó a una nueva marca: mil turistas en siete días.

Desde la Dirección Nacional de Migraciones no se explican qué provocó semejante incremento. Aunque lo relacionan con el auge de los viajes de compras a Chile, les llamó la atención la intensidad con la que se trabajó en febrero. En la delegación local, esperan tener las estadísticas finales en mano para analizar el fenómeno.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído