El granizo dejó en la lona a chacareros del Alto Valle

En Centenario, Vista Alegre y Cipolletti hubo importantes pérdidas. La tempestad se desató alrededor del mediodía y al rato adquirió una gran intensidad

Una tormenta de granizo destruyó parte de la cosecha de peras en Centenario y Vista Alegre y también de los alrededores de Cipolletti. Cerca de las 12:45 de ayer, una manga se desplazó sobre los montes frutales durante 15 minutos, con bolitas de un diámetro de entre tres y cinco centímetros.

Todavía no estaba el reporte oficial de daños, pero desde el Ente Compensador Agrícola se supo que estaban realizando un relevamiento a partir de las denuncias de los productores, que vieron cómo se destruyó parte de la fruta que en días va a parar a los galpones de empaque. La tormenta continuó una hora después, alrededor de las 13:45, pero esta vez con menos intensidad, con bolitas de hielo más delgadas, por otros 15 minutos.

"Todavía no podemos decir mucho. Cayó muy fuerte el granizo y golpeó la fruta, esto no pasaba desde hace años", comentó un productor afectado con la tormenta.

El fenómeno meteorológico fue anunciado por la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas como una alerta. De hecho, se pronosticó un verano con lluvias y muy húmedo. Aunque no hay registros de que haya caído granizo los primeros días de enero en los ultimos años, a días de la cosecha.

En Cipolletti, el granizo dañó un 10% de la producción de frutas

El torrencial aguacero que se abatió ayer sobre la ciudad complicó la producción frutícola con una granizada intensa, que ha afectado al menos a un 10 por ciento del sector productivo. En el área urbana, numerosas calles se desbordaron y se convirtieron en ríos que lentamente se fueron desagotando. Al parecer, algunas bocas de tormenta no estaban bien limpias y se taponaron pronto y el agua se empozó más de la cuenta. En los asentamientos, muchas viviendas se vieron anegadas, sobre todo en aquellas tomas que no tienen delimitadas ni consolidadas sus calles de tierra.

La tempestad se desató alrededor del mediodía y al rato adquirió una gran intensidad. Los pronósticos de la AIC habían anticipado la posibilidad de las precipitaciones, las cuales vinieron acompañados de piedra que tapizaron con su color blanco de hielo sucio extensas superficies.

El titular de la Cámara de Productores, Francisco Bezich, manifestó que el granizo castigó chacras ubicadas en los distintos cuadrantes y, por fortuna, no alcanzó a deparar estragos mayores, salvo en ciertas zonas puntuales. Ayudó al monte frutal el hecho de que el meteoro estuviese acompañado de una lluvia muy copiosa y que el porte de la piedra no fuera tan grande en los predios rurales más sometidos a la furia de los elementos.

Indicó que en dos o tres días más se tendrá un panorama más preciso de las pérdidas, pero adelantó que, por la información disponible, no superaría el 10 por ciento de la producción. Agregó que el fenómeno se dejó sentir con más vigor en otras localidades, como Campo Grande.

Las estimaciones del daño se harán con la Secretaría de Fruticultura pero anticipó que, por los pronósticos, se pueden esperar tormentas similares para los próximos días, así que habrá que estar muy atentos y vigilantes.

En tanto, en las calles de la ciudad el agua caída dejó muchos tramos sumergidos y por algunas horas no se consiguieron taxis para sortear el obstáculo de las precipitaciones acumuladas. Por su parte, en las tomas como Barrio Obrero A y B, 2 de Enero y otras el agua causó el desborde de pozos sépticos, el anegamiento de algunas viviendas y una acumulación líquida que tardará en irse y que, antes de ello, se convertirá en un barro insalubre y peligroso para la salud de sus pobladores.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído