El grito de la deconstrucción

Creer que de un día para el otro va a caer un paradigma machista que lleva siglos vigente, o que a partir de las denuncias de mujeres policías va a cambiar definitivamente el comportamiento de todos dentro de la fuerza, es una utopía.

Estos cambios llevan un período de instalación en el cual el paradigma emergente comienza a molestar al dominante generando así resistencia.

Te puede interesar...

Aquí es donde comienza la transición y nuevas voces se suman al paradigma emergente y otras dejan de sostener el dominante, que por lo general tiende a caer. Estos tiempos son extendidos porque involucran cambios culturales de fondo. Finalmente, el paradigma emergente se transformará en el dominante e izará las banderas que agitaba durante la lucha.

Las mujeres policías ahora deben aprovechar el espacio ganado para crecer sin que nadie les regale nada.

Esto es lo que está pasando con la deconstrucción del machismo en la Policía. El grito de las mujeres afectó la estructura y ahora la Jefatura está obligada a dar muestras claras de que hay un cambio en proceso y que no es solo discursivo.

El desafío es abrir el juego para que las mujeres en la Policía puedan aspirar a cumplir funciones que se creía estaban hechas para los hombres. Es decir, que puedan ocupar lugares en Delitos, Homicidios y Antinarcóticos con roles clave.

Lo que sí, no hay que confundirse, ellas mismas sostienen que no quieren que les regalen nada, sino que las dejen trabajar y crecer sin estar condicionadas por su género. Es tan profundo el proceso de deconstrucción que ellas cuentan lo que cuesta pensar por fuera de semejante paradigma en el que se educaron y forjaron sus formas de pensar. Hoy, ellas, como todas, deben aprender a pararse frente al hombre y verlo y entenderlo como un par. Todo un desafío.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído