El clima en Neuquén

icon
Temp
81% Hum
La Mañana picadas

El matrimonio neuquino que le cambió la cara a las tablas para picadas

Crean diseños innovadores con buena aceptación entre los clientes más anfitriones, que eligen una buena presentación para las picadas y los asados.

Ángel y Patricia llevan 28 años como marido y mujer. Pero hace apenas dos meses se convirtieron también en socios: juntos trabajan la madera para crear una serie de originales tablas para picadas. Sus diseños creativos y la calidad de la materia prima los llevaron a ganarse el corazón de muchos neuquinos, que eligen sus productos y los recomiendan en una comunidad que creció gracias al boca en boca.

“Vendemos entre 3 y 5 tablas por semana”, explica Ángel, que es docente jubilado y es el que dispone de más tiempo para visitar los aserraderos, elegir las maderas de mejor calidad y llevarlas al taller que los dos montaron en su casa, en el barrio Municipal de Neuquén capital. Patricia, en cambio, trabaja durante las mañanas como empleada pública, pero dedica las tardes a diseñar y confeccionar las tablas junto a su marido.

Te puede interesar...

Elaborar una tabla para picadas implica de una dosis combinada de creatividad, prolijidad y paciencia. Primero seleccionan las maderas y, en base a la tonalidad de cada árbol, forman diseños geométricos o dibujos particulares para cada producto. Después de seleccionar y cortar, pasan a un proceso de pegado que dura unas doce horas. Luego, se vuelven a cortar y pasan al curado con aceite de lino y cera de abeja. En total, el trabajo completo lleva unos 4 días.

Emprendedores- Angel y Patricia hacenTablas de madera para picada (3).JPG

“Solemos hacer varias tablas a la vez, porque llevan mucho tiempo de pegado y secado, y así podemos tener varios productos en una misma semana”, indicó Ángel y agregó que, sin demasiada publicidad, ya logran vender unas 5 tablas cada semana.

Ángel y Patricia eligen las maderas más resistentes: cedro, guayabira, eucalipto, pino paraná, guaica y cacharana. El material debe ser fuerte para resistir el maltrato del cuchillo y el calor de la carne asada. Luego, los artesanos sobreponen las piezas en busca del encastre perfecto, y dejan que los tonos del material les propongan diseño nuevos. Yuxtaponen el verde tímido del eucalipto con el tinte rojizo de la guayabira o el jaspeado claro de la cacharana. Así, la imaginación se vuelve herramienta para pensar un mundo infinito de dibujos posibles.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCJolFj0lNS3%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAGANj5NbHYvrh5ZBC4nQPDreIWLPdI9qmknIBgwJu6eUT9XtI4eNUihE4iYGOeZCMs4Rj8IAF0rLJMFmqdr5nJ3UnkaY6nV6ZCr9TPtKZBecAd7mvtf1xoOZAVneXSwcZCrhZAWThdBQQoCEZCrNPFbQRiHuTfWTEgZDZD

El proyecto comenzó hace apenas dos meses, luego de que el matrimonio detectara un espacio vacante en la producción artesanal de Neuquén. No había artesanos que fabricaran tablas de maderas elegantes, para presentar la carne del asado o disponer de una picada completa. La única forma de hacerse de un producto de este tipo era a través del comercio electrónico, pero los fabricantes de Buenos Aires pedían precios muy elevados, a los que se sumaban los costos de envío.

Si bien hay negocios de quincho y talabarterías que ofrecen tablas de buena calidad, ninguna es fabricada en Neuquén, y la mayoría tienen precios más altos que los de Pato.crearte, este emprendimiento familiar. Las propuestas neuquinas tienen un costo que va de los 3500 a los 6500 pesos, cuando se piden modelos de gran extensión.

Emprendedores- Angel y Patricia hacenTablas de madera para picada (7).JPG

Aunque muchas personas utilizan tablas de madera para picar verduras o carnes a la hora de cocinar, lo cierto es que las tablas que elaboran Patricia y Ángel son tan elegantes que la mayoría de los comensales las usan sólo para servir.

“Se usan para presentar el asado y también para las picadas”, relataron los dos. “Tenemos público de todo tipo, gente joven a la que le gusta regalar y también gente más grande, que la usa para servir el asado cuando tienen invitados”, detallaron.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCI_JulnleVw%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAGANj5NbHYvrh5ZBC4nQPDreIWLPdI9qmknIBgwJu6eUT9XtI4eNUihE4iYGOeZCMs4Rj8IAF0rLJMFmqdr5nJ3UnkaY6nV6ZCr9TPtKZBecAd7mvtf1xoOZAVneXSwcZCrhZAWThdBQQoCEZCrNPFbQRiHuTfWTEgZDZD

“Al principio, la gente compraba los modelos que hacíamos nosotros, y de a poco les fueron gustando y nos empezaron a pedir diseños que se les ocurrían a ellos”, explicó el emprendedor. Como se trata de artículos artesanales, existe la posibilidad de pedir un diseño único que se adapte a las necesidades del cliente: algunos solicitan diseños más novedosos y otros quieren adaptar los dibujos ya existentes a los tamaños que necesitan.

Con el taller instalado en su propia casa, el matrimonio convirtió el proyecto en un negocio familiar. Así, involucraron a uno de sus hijos, que se ocupa de fotografiar cada tabla que venden y compartir las imágenes a través de las redes sociales. Con el nombre de Pato.crearte, se pueden encontrar los objetos tanto en Facebook como en Instagram. A través del mismo medio, se pueden pedir diseños únicos a demanda.

El matrimonio compró las máquinas, como prensadoras y sierras de banco, para comenzar este emprendimiento hace apenas unos meses. Sin embargo, el vínculo con la madera comenzó hace 20 años, cuando Patricia y su cuñada habían desarrollado otro emprendimiento. Durante cinco años, vendieron juguetes didácticos de madera para escuelas y jardines de infantes.

Emprendedores- Angel y Patricia hacenTablas de madera para picada (1).JPG

“La madera es un material muy noble y trabajarla te saca del estrés de todos los días”, dijo Patricia, que lleva años desarrollando actividades artesanales. Cuando deja su empleo diurno y se sumerge en el taller, se olvida de todos los problemas y sólo piensa en combinar los colores de las maderas para hacer los diseños más estéticos.

“Es algo terapéutico, es muy relajante”, señaló la artesana. Y aclaró que, cuando se pone a trabajar, su mente se enfoca únicamente en la forma de la madera, el encastre y los tonos que propone cada materia prima.

Aunque la pandemia de coronavirus no les permite salir a las ferias, el incipiente éxito del proyecto ya les hace soñar con escenarios nuevos. Piensan en llegar a otros puntos de venta y en que el crecimiento de los pedidos les abra las puertas para materializar nuevas ideas. Así, ya sueñan con nuevos objetos artesanales, pero siempre en madera.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario