El Millo se sacó la mufa a puro gol antes de la batalla

Goleó 4-1 a los sanjuaninos, trepa en la Superliga y apunta al Rojo.

Los cuatro empates en fila en el inicio de la Superliga contrastaban con su andar en la Libertadores y ese larguísimo invicto de un equipo que ya acumula 27 partidos sin caídas. Pero las rachas están para cortarse y la que terminó ayer, para alegría de los hinchas de River fue la de las igualdades. El 4 a 1 ante San Martín de San Juan le permitió al Millonario sumar puntos y confianza, justo antes de ese duelo copero de cuartos de final ante Independiente (el miércoles va la ida en Avellaneda) que tiene a todos expectantes.

La alegría fue doble por el doblete de Rodrigo Mora, que abrió la cuenta en un gol con mucha polémica porque el balón se había ido de la cancha cuando Pratto mandó el centro-asistencia. El delantero uruguayo no marcaba desde hacía varios meses y mostró que vuelve a ser el que siempre le dio buenos resultados a River.

Te puede interesar...

En la primera parte, el local arrancó bastante dormido e impreciso ante un San Martín que ajustó bien las marcas y con algún remate desde larga distancia generó peligro. Sin embargo, la historia se simplificó a partir del primer tanto, que debió haber sido anulado porque el balón salió claramente por línea de fondo cuando Pratto envió el centro que Mora terminaría empujando.

Tras la polémica apertura, el partido siguió en la misma sintonía y fue el uruguayo Camilo Mayada quien se encontró con una pelota que le cayó en la cabeza tras un desvío, y a los 34 minutos puso las cosas 2-0.

Así, tras el descanso, el Millonario siguió presionando y encontró el tercer tanto a los tres minutos, nuevamente en los pies de Mora, quien tras tocarla con la mano quedó cara a cara ante Luis Ardente y definió al segundo palo para aumentar la distancia.

Embed

San Martín encontró brevemente una respuesta al juego de River y, tras un centro de tiro de esquina, el defensor Facundo Erpen descontó. El envión de los sanjuaninos se vio frenado luego de que una dura infracción de Da Campo fuera sancionada con expulsión.

La polémica, sin embargo, volvió a aparecer luego de que Delfino sancionara una caída de Enzo Pérez en el área rival como penal, que luego fue convertido en gol por Gonzalo Martínez a los 26 del segundo tiempo. Mientras Ardente le juraba y perjuraba a Delfino que no lo había tocado, la repetición no hacía más que generar dudas al respecto. A pesar de las quejas, el 4-1 resultó definitivo y River se llevó los tres puntos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído