El Mundo Marino yanqui se hace amigo de las orcas

SeaWorld anunció el final de la reproducción de estos animales en cautiverio y cambiará sus shows.

Orlando
La famosa empresa estadounidense SeaWorld, que posee la mayoría de las orcas para espectáculos en Estados Unidos y Europa, anunció ayer el final de su programa de reproducción de estos mamíferos en cautiverio. "Últimas noticias: las orcas actualmente bajo nuestro cuidado serán la última generación de orcas en SeaWorld", anunciaron.

46 orcas son usadas en shows en Argentina, Canadá, Francia, España, EE.UU. y Japón.

Esto significa un enorme logro para los defensores de los derechos de los animales, quienes desde el estreno en 2013 del documental Black Fish, convirtieron al movimiento para la liberación de las orcas en la pesadilla del parque temático.

Joel Manby, su presidente, señaló: "Nuestros clientes visitan los parques marítimos, en parte, para ver orcas. Pero un creciente número de personas piensa que las orcas no deben estar en cautividad", expresó. Esta última frase dejó claro que las orcas no serán liberadas, sino que pasarán a formar parte de un tipo distinto de entretenimiento. Pasarán de ser protagonistas de "espectáculos teatrales" a formar parte de "encuentros educacionales", que se harán con el "propósito de inspirar a todos nuestros clientes a tomar medidas para proteger a los animales y los lugares salvajes".

La posibilidad de liberación de estos animales mantiene las aguas divididas, incluso entre los conservacionistas. Las dudas surgen a raíz de la triste experiencia vivida por Keiko, la famosa orca que inspiró el film Liberen a Willy, y que murió en 2003, apenas dos años después de ser liberada.

Su puesta en libertad fue muy compleja porque siempre buscó la presencia de los humanos.

El gran problema es que las orcas son animales muy sociales, que viven en familias toda su existencia y que cazan en grupo. En el caso de las orcas cautivas, la inmensa mayoría no ha conocido la vida más allá de una pileta.

Contracampaña
La peli que sirvió de empujón

Estrenado en 2013, Black Fish fue un premiado documental de la CNN que abordó la muerte de dos cuidadores de SeaWold, para cuestionar el tratamiento que se les da a los animales en cautiverio. En 1999 y luego en 2010, una orca mató a dos cuidadores en Orlando y Tenerife, respectivamente, ataques que los expertos atribuyen al hecho de pasar más de 14 horas en estanques pequeños y sin luz. Entre sus efectos, la concurrencia al parque se redujo en un 5% durante los primeros meses de 2013.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído