El clima en Neuquén

icon
24° Temp
30% Hum
La Mañana vida

El neuquino y la rosarina que tienen el camino como nación

En 2015 arrancaron un viaje con destino a Alaska. Un problema de salud y la pandemia les frenó la marcha en México. Pero el espíritu de aventura sigue intacto.

Mientras muchas personas tienen en su cabeza alcanzar diferentes objetivos netamente materiales; otras están decididas a invertir en experiencias y aventuras, despojándose de absolutamente todo, con la única idea de recorrer el mundo. Es allí en donde aparecen Diego, neuquino y profesor de educación física, y Jorgelina, rosarina y licenciada en tecnología de alimentos, quienes, junto a su pequeño hijo Tomás, optaron por plan de vida muy diferente al del común de la gente.

Desde La Paz, ciudad de Baja California Sur en México -con el objetivo final de llegar a Alaska- la pareja habló con LM Neuquén y contaron detalles de su gran aventura.

Te puede interesar...

La historia de amor entre ellos nació en Rosario (Santa Fe), ciudad al que Diego -nacido y criado en Neuquén- se mudó para poder estudiar. Allí conoció a Jorgelina, de quien jamás se separó. Es que entre las tantas cosas que compartían, viajar y recorrer el mundo era el gran sueño de ambos, lo cual lo llevó a límites insospechados.

viajeros2.jpg

“Hicimos muchos viajes mientras estuvimos de novios. Recorrimos Los Siete Lagos en bicicleta, después, pasamos a la moto y recorrimos bastante Argentina en ese medio. Hicimos gran parte de la Ruta 40. También fuimos a Perú, a Chile, Bolivia. Pero esto siempre lo hacíamos en nuestras vacaciones, no sin límite de tiempo. Y siempre a la hora de volver, nos quedaba el gustito de querer seguir viajando, de seguir recorriendo, pero nunca nos decidimos a hacerlo, aunque siempre rondaban esas ganas de salir a viajar, de disfrutar y conocer el mundo”, contó Diego, sobre sus primeros viajes en pareja.

Para ese entonces, ellos estaban radicados en Rosario, con trabajos estables y un negocio propio (una lavandería), pero Diego constantemente viajaba a Neuquén por cuestiones familiares. Con todo esto, dejar sus cómodas vidas para emprender un viaje a lo desconocido, generaba ciertos temores en ellos, hasta que dos hechos cambiaron por completo su visión: un nacimiento y una muerte.

viajeros5.jpg

“Por trabajo era una cosa imposible salir a viajar. Teníamos el sueño, pero la vida nos decía que teníamos que hacer otras cosas, pero por ejemplo, siempre que jugábamos una quiniela decíamos ‘¿qué pasa si te la ganas?’. Y la respuesta siempre era ‘nos compramos un motorhome y salimos a viajar’. Nos pasó que en el medio llegó nuestro hijo, allá por el año 2014, y con la llegada de él nos dimos cuenta que la vida va pasando y te vas perdiendo de un montón de cosas. Nosotros trabajamos todo el día, arrancábamos a las 7 de la mañana y terminábamos a las 22, y prácticamente no lo veíamos y no podíamos disfrutar con él. Además, teníamos todo lo que te dicen que necesitas: el televisor, el auto, la moto, pero no teníamos el tiempo de disfrutarlo”, explicó Diego.

Y agregó: “A su vez, un familiar muy cercano, que toda la vida trabajo y que él mismo se decía ‘cuando me jubile voy a salir a viajar’, murió dos años antes de que eso pasara, ya que le diagnosticaron una enfermedad terminal que lo consumió rápidamente. De todo lo material que tenía no se llevó nada y con eso me dije ‘basta’. Vamos a salir a viajar ahora que podemos porque material no te llevas nada. Desde ese momento nos pusimos como meta un año pasa salir, y así fue. Vendimos todo, renunciamos a nuestros trabajos y armamos un motorhome pasa salir en esta aventura”.

viajeros9.jpg

Y así fue que el 22 de noviembre del 2015, cuando su hijo ya tenía un año de vida, se embarcaron en esta emocionante aventura, la cual ya los llevó a recorrer gran parte de Argentina, y además, otros 16 países. “Bajamos hasta Ushuaia y desde ahí comenzamos a subir por Ruta 40. Recorrimos muchísimo la provincia de Neuquén, paramos en diferentes ciudades, y después seguimos por ese mismo camino hasta llegar a Bolivia. Ya recorrimos más de 16 países, tenemos más de 75 mil kilómetros encima. Hemos conocidos diferentes culturas, comidas, y hemos hecho muchos amigos”, reconoció el viajero, y agregó que en cada sitio que han parado, han buscado conocer hasta su último recoveco.

“Nosotros lo planeamos con un viaje de un año y ya llevamos cinco. La realidad es que no sabíamos si nos iba a gustar, si nos íbamos a hallar en la forma de viajar. Tomi era muy chiquito y no sabíamos cómo íbamos a sobrellevar eso, por lo que nos dijimos viajar un año, para que toda la movida que habíamos armado valiera la pena y nos terminó encantando”, manifestó Jorgelina.

viajeros11.jpg

Para solventar los gastos, Diego relató que realizan artesanías, como así también comidas típicas argentinas, como pastaflora o alfajores de maicena, rellenos de dulce de leche y bañados en chocolate. “Los gastos que vamos teniendo son mucho menos a los que se tiene en una casa en el día a día. Nosotros gastamos en comida, por lo que uno va buscando los mejores precios y promociones, con lo que el presupuesto para eso se va haciendo bastante manejable. El otro gran gasto es en gasolina, pero nosotros viajamos bastante lento. Es decir, no es que todos los días viajamos, y los días que viajamos hacemos grandes distancias, por lo que el gasto en combustible se va diluyendo en el tiempo, por lo que también resulta ser manejable”, señaló Jorgelina.

“Somos muy responsables con esto. Si bien nuestro trabajo es poco convencional, lo tomamos con mucha responsabilidad. Es más, solemos hacer como temporadas, por ejemplo cuando nos encontramos en una playa, en época de vacaciones o en lugares así, para juntar dinero y así seguir nuestro viaje con más tranquilidad”, siguió contando.

viajeros3.jpg

Dado que su pequeño tiene 5 años, edad en la que arranca el ciclo inicial, ella reveló que él se encuentra cursando ese nivel a distancia, por el programa que ofrece el Ejercito Argentino. “En Argentina hay dos sistemas de educación a distancia, uno que pertenece al Ministerio de Educación y el otro pertenece al Ejercito Argentino. Los dos se rigen por la Ley de Educación Nacional, es decir que Tomi tiene los mismos contenidos que van estudiando los niños en una escuela en Argentina. Se basa en una plataforma online, donde nosotros bajamos los contenidos, a su vez tenemos una maestra y tutores a cargo que nos ayudan con la parte pedagógica, que es la parte que más nos cuesta. Ellos hacen actividades en grupos, tienen trabajos para hacer con otros compañeros, y todo se hace online”, describió.

La familia, chocha

Pese a que la gran distancia que los separa, Diego aseguró que sus familiares han visto con muy buenos ojos su proyecto de vida, y que incluso, muchos de ellos se han sumado a su viaje.

viajeros.jpg

“Muchas veces se nos han sumado y viajan un tiempo con nosotros. El motorhome tiene lugar para dos personas más, por lo que ellos averiguan por donde andamos, se toman un vuelo hasta ese país, y a partir de ahí viajan con nosotros. Así que ellos nos apoyan mucho con esto, porque también les ha servido para poder salir a recorrer en cierto punto”.

Viajeros del mundo, en cuarentena

Aunque pareciera que Diego y Jorgelina quedaron varados en México a raíz de la cuarentena, su parada obligada en ese país arrancó en el 2019, por un accidente que tuvo la rosarina. Según manifestó, sufrió un golpe en la cabeza, el cual le provocó un desprendimiento de retina y así tuvo que afrontar cuatro operaciones, para no perder la vista.

Para ese entonces, el objetivo era llegar a Alaska en julio o agosto, para poder apreciar con sus propios ojos el fenómeno de las auroras boreales.

viajeros6.jpg

“Tuve un pequeño golpe en la cabeza, el que me provocó un desprendimiento de retina. A partir de ahí tuve que afrontar cuatro operaciones, y eso nos tuvo bastante complicados durante más de un año. En principio del 2020 me practicaron la última operación, por lo cual el 11 de marzo ya estábamos listos para cruzar a Estados Unidos, pero fue ahí cuando empezó a sonar fuerte toda esta cuestión del coronavirus”, contó Jorgelina

“Por una cuestión del idioma y de economía, nos planteamos quedarnos en México para poder sobrellevar este tema, creyendo que se trataría 15 días o un mes. Como tenemos unos amigos en la península de Baja California, y era un lugar que teníamos pendiente, porque queda muy a contramano, decidimos que era el momento de visitar ese sitio", agregó la mujer.

Según describió, durante un momento pudieron vivir en las playas (en un sector de dunas), dentro de su motorhome, pero luego, a través de seguidores, consiguieron ubicarse en una casa. “Cuando estuvimos en la playa, solo se podía estacionar ahí, porque estaba prohibido ingresar al agua. Llegó un punto en el que se hizo insostenible. Principalmente porque hacía mucho calor. Dentro de la camioneta era insoportable, con 45° de temperatura, y para colmo no te podías refrescar en el agua. Con los otros chicos que estábamos comenzamos a buscar algún lugar en donde quedarnos, y unos seguidores nos prestaron una casita que no estaban usando”.

Después de Alaska

Ya que este año no cumplieron con el objetivo de llegar a Alaska en julio/agosto, la familia sueña con poder alcanzarlo el próximo año. Sin embargo, su viaje no se acaba ahí y fue Diego quien relató como podría seguir su recorrido, pese a que él asegura que no se pueden hacer planes a largo plazo, ya que en el camino pueden pasar diferentes cosas.

viajeros4.jpg

“La idea es ni bien abra la frontera cruzar a Estados Unidos y recorrer lo que se pueda de la costa este y también Canadá, y en agosto, estar en Alaska. Hay solo tres meses en los que se puede ingresar por carretera, después se viene el frío extremo, pero queremos quedarnos hasta finales de agosto, que es el momento en el que se producen las auroras boreales, que es el sueño a cumplir”, reveló.

Sobre los recaudos a tener en cuenta sobre la situación sanitaria que vive Estados Unidos con el coronavirus, él siguió diciendo: “Dentro de la camioneta estamos muy aislados y si queremos podemos no tener contacto con nadie. Estados Unidos es un país muy preparado, con muchos lugares en la naturaleza. Si vamos a tener que evitar las grandes ciudades e ir de parque en parque”.

En tanto, a la hora de hablar de los nuevos objetivos después de conseguir llegar a Alaska, Diego confesó que quieren vivir un invierno extremo en Canadá, y recorrer todo lo que se pueda de ese país. También quieren seguir visitando la costa este Estados Unidos, y luego definirán si regresan a Argentina, o cruzar el océano Atlántico para seguir con su aventura en el viejo continente.

El gran aprendizaje

Por último, Jorgelina habló sobre los miedos que les surgieron a la hora de empezar con esta aventura, y dejó algunos consejos para aquellas personas que están buscando un estilo de vida similar.

“Nosotros teníamos miedo a muchas cosas que nos podían pasar. Siempre uno piensa en cosas negativas. Que nos podían robar, que nos podíamos perder, que podíamos tener grandes problemas de salud, y la verdad que en esta aventura pudimos descubrir que todas estas cosas malas que pensamos que nos iban a suceder, no nos pasaron, y si pasaron, las enfrentamos y las pudimos resolver”, argumentó y agregó: “Lo que jamás pensamos que nos podía pasar y que fue lo que más gustó y lo que más incentivo en esta vida viajera, fue la gran cantidad de cosas lindas que hemos visto, la cantidad de gente increíble que nos hemos cruzados en el camino. Y con esto también hemos descubierto que la cantidad de gente linda en este mundo es mucho mayor a la gente mala, y estamos súper agradecidos”.

viajeros7.jpg

“Todos tenemos sueños y por miedos o por creer que no es el momento ideal no los cumplimos. El nuestro era viajar como lo puede ser el de mucha gente, pero también puede haber otros. Nosotros queremos que todos se animen a ir detrás de sus sueños, porque si realmente es un sueño y tenes la fortaleza de llevarlo a cabo y hacerlo realidad, eso te va a hacer muy feliz y que mejor que vivir una vida feliz. Así que nuestro mensaje más allá de todo es ese, que se animen a cumplir los sueños”, cerró la rosarina.

Puede seguir a Diego y Jorgelina en su cuenta de YouTube e Instagram: Creciendo en el camino.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario