El peronismo en modo poder

El peronismo en modo poder territorial retrocedió varios casilleros en la provincia y solo revive bajo la ideología y la militancia, que aparece rauda cada vez que hay elecciones legislativas y detrás de la imagen, de gran peso específico, de Cristina Fernández de Kirchner, hoy aspirante a vicepresidenta. En términos de poder, el PJ hoy solo tiene los municipios de Centenario y Mariano Moreno, cuando antes de 2015 gobernaba Junín de los Andes, Villa La Angostura, Chos Malal, Zapala y, en su momento, hasta Rincón de los Sauces. Viejos tiempos cuando el kirchnerismo estaba fuerte y sus intendentes se nutrían de los millones de pesos que se bajaban para asfalto, cloacas y cualquier proyecto armado rápidamente, financiado por el Plan Más Cerca o la famosa “línea De Vido”. Eran épocas de vacas gordas en que las empresas también ganaban plata y casi no había preocupación por recaudar, sino por hacer bien las rendiciones de gastos a Nación. Centenario, uno de los últimos bastiones peronistas, volverá a ser gobernada por Javier Bertoldi, actual diputado del PJ, un vecino de familia tradicional que fue invitado al mundo de la política en 2003 por Oscar Nahuel, ex concejal y hoy rival interno. “El que no traiciona no crece, no se puede vivir de lealtades”, confesó un sabio operador que conoce toda la ingeniería electoral de la localidad. La ciudad está hoy en una transición, con el intendente Esteban Cimolai, quien formó un partido vecinal al estilo “pro loco” italiano (a favor de un lugar) para recuperar las tradiciones vecinales y no depender de los aparatos de los que muchos se nutren, tal vez para ganar elecciones y después para tirar la ideología a la basura. El error en la política siempre es perder.

Al PJ solo le quedan dos municipios en la provincia, pero vive atrapado en los negocios y las disputas internas.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído