El pochoclero que las vivió todas en Las Grutas

Se llama Pedro Alfaro y es un gran personaje de la Primera Bajada.

LAS GRUTAS
Una calco del gauchito del Mundial 78 que a duras penas sobrevive en uno de los cristales de su carro, repleto de pochoclos y copos de nieve, testimonia sus inicios como vendedor ambulante en la peatonal de Las Grutas. "Ese año arranqué acá", sostiene con orgullo Pedro Alfaro, mientras señala la imagen descolorida de 38 años.
Instalado siempre en la Primera Bajada, frente a la feria de artesanos, Alfaro resalta que desde su puesto puede establecer un certero diagnóstico del desarrollo de la temporada, tema que preocupa al universo comercial veraniego.
"Está flojo, como hace mucho no se veía", sostiene el vendedor, quien se vanagloria de haber pasado en este tiempo distintas realidades económicas que suelen reflejarse en el ánimo de los visitantes.
El sábado por la noche, en el acto de festejo por el 56º aniversario de Las Grutas, el pochoclero más famoso recibió un reconocimiento por su trayectoria y contribución al crecimiento del balneario. La distinción la entregó la Comisión de Asuntos Históricos, la Cámara de Comercio local y el municipio de San Antonio, e incluyó también a otros vecinos.
"Fue un honor realmente que me tengan en cuenta", destaca junto a su carro momentos después de la ceremonia, donde reveló una sentida emoción.
Entre sus valores se le destaca su labor solidaria, pues suele colaborar con cuanta campaña se organiza para ayudar a alguien. También es conocido porque todos los veranos rifaba una estadía completa. Participaban sus clientes, que debían asentar sus datos en los propios cucuruchos de cartón donde sirve las también llamadas palomitas de maíz.
Alfaro es oriundo de la zona y recuerda que antes de vender golosinas en la calle, a los 9 años comenzó a confeccionar artesanías con caracoles y conchas de moluscos.
Su puesto fue uno de los primeros que tuvo la feria. Después surgió la alternativa de los pochoclos y no la desaprovechó. Fue su sustento de vida a la que brinda toda su dedicación. Tiene tres carros, los tres en la playa, que se distinguen por su impecable estado. "Los lavo todas las noches", afirma.
Fuera de temporada lleva su carro a la plaza de San Antonio, y solía recorrer las fiestas populares de la región. "Ahora ya no, el cuerpo pide descanso", afirma sonriente.

Balance positivo, luego de tantos años
A Pedro no le fue tan mal durante su vida como pochoclero. Su hija mayor se recibió de diseñadora de modas y produce indumentaria para perros, y la menor estudia Medicina en Córdoba. Además, dice que su trabajo le permite conocer mucha gente. Incluso un productor rosarino que probó sus pochoclos quedó tan encantado que le ofreció enviarle maíz de su campo. También tiene otros secretos, pero, por supuesto, no los revela.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído