El problema de los "pisos sin ley" de Airbnb complica la crisis habitacional en Neuquén

Este tipo de plataformas no pagan impuestos ni tienen regulaciones pero para muchos vecinos generan inseguridad

Por Nicolás Bustamante

La problemática mundial de los "pisos sin ley" llegó a Neuquén de la mano de Airbnb y otros sitios similares que aportaron su plataforma tecnológica al "boom" de los alquileres temporarios.

Esto afecta directamente a aquellos vecinos de la ciudad que no tienen acceso a la vivienda propia, por el aumento de los precios de venta y alquiler, y por la construcción de departamentos con el fin de transformarlos como "dormis por día" en medio de la fiebre del "Turismo Instagram".

Los alquileres temporarios vuelven a estar en medio de una polémica. En noviembre pasado los hoteleros denunciaron por "competencia desleal" a los propietarios de este tipo de viviendas especiales, ya que no pagan impuestos ni enfrentan regulaciones municipales o provinciales similares.

La Asociación Empresaria Hotelera y Gastronómica de Neuquén estimó que un 30% de la oferta de hospedajes en la ciudad son departamentos de alquiler temporario.

Solo en el sitio Airbnb, la plataforma de alojamientos temporarios más famosa del mundo, hay actualmente 135 anuncios de habitaciones, monoambientes, departamentos y casas temporales en la ciudad de Neuquén.

El espíritu inicial de Airbnb era el de "casas de verano" o habitaciones desocupadas ofrecidas a turistas que quisieran pasar algunas noches sin pagar lo que cuesta un hotel, arreglando el precio mano a mano con el dueño. Un ejemplo de esto es Victoria, una joven neuquina que ofrece una habitación en su casa del barrio Rincón de Emilio por 200 pesos la noche. "Me encanta compartir con gente de otros lugares, tanto cuando viajo o cuando hospedo; es una hermosa forma de aprender y enriquecerse", asegura en su perfil de Airbnb.

Una habitación por Airbnb cuesta cerca de1.500 pesos con los mismos servicios que ofrece un hotel y sin pagar ningún impuesto por ello.

Pero el problema del último tiempo es que a la par de esta cultura del "turismo alternativo" que surgió a nivel mundial con alquileres al paso surgió una economía turística paralela: aparecieron dueños de edificios completos o empresarios que compraron casas y, haciéndose pasar por usuarios comunes de Airbnb, generan ganancias enormes sin tener que invertir en las condiciones para su habilitación, ni en difusión (la aporta este tipo de sitios a cambio de una comisión), ni cargos impositivos. Uno de los casos de este tipo es el de un hospedaje para una persona cerca de la Ruta 22, en la zona del Bajo neuquino, cuesta cerca de 1.500 pesos con los mismos servicios que ofrece un hotel y sin pagar ningún impuesto por ello.

Si bien los hoteleros creen que aquellos que consumen los alquileres temporales son personas que se someten a estudios de salud, operarse o realizar trámites administrativos, el panorama a nivel mundial cambió. Hoy el perfil que se generó alrededor de Airbnb es el de jóvenes que quieren alejarse de los circuitos turísticos tradicionales y deciden vivir sus propias "aventuras para Instagram" alquilando habitaciones o departamentos vacíos, siempre con las redes sociales como canal de difusión de esas experiencias compartidas.

Pamela Gaita, titular de la Unión de Inquilinos Neuquinos.
Pamela Gaita, titular de la Unión de Inquilinos Neuquinos.
Pamela Gaita, titular de la Unión de Inquilinos Neuquinos.

Pamela Gaita, presidenta de la Unión de Inquilinos Neuquinos, reconoció que los alquileres temporales , al no tener regulaciones, se convirtieron en un dolor de cabeza para aquellos que buscan un hogar para alquilar permanente. "Es otro de los factores que genera aumentos en los precios de los alquileres o que directamente suprime lugares para alquileres permanentes alrededor de este negocio", afirmó.

"No deja de ser algo que preocupa porque necesita regulaciones y leyes a favor de los más necesitados, que es algo que tampoco vemos en este caso", agregó.

Airbnb adoptó la misma estrategia de Uber en todo el mundo. Primero se instala sin tener referentes locales asignados y sin consultar a las autoridades de cada distrito sobre regulaciones, salteando cualquier situación administrativa. Después de cierta polémica a nivel local (si es que surge a través de los medios o redes sociales) es cuando sus voceros aparecen para calmar las aguas, buscando mantener su negocio de comisiones entre las necesidades de un público cada vez más amplio y gobiernos locales con poca capacidad de reacción.

Ciudades de España como Valencia, Madrid y Barcelona avanzaron en regulaciones municipales para todos los hogares comprados por empresarios que se transformaron en "pisos sin ley" de Airbnb. El problema en sus casos fue similar al de ciudades como Neuquén: no hay casas ni departamentos para comprar o alquilar en forma permanente porque la mayoría están destinadas al mercado del "Turismo Instagram" o están a la venta a valores imposibles de pagar para un ciudadano común y corriente.

El municipio de Barcelona trabajó durante todo el 2017 en inspeccionar habitaciones y departamentos en alquiler a través de Airbnb y otras plataformas similares como Home Away, con la intención de evitar el brutal aumento en el precio de las casas en venta (estimado en un 32% desde 2016). En agosto la alcaldesa Ada Colau anunció que lograron bajar de 6 mil a 5 mil el número de espacios en alquiler temporario, y seguirán intentando regular esa actividad con su propio registro especial habilitante.

Valencia también quiere regular este mercado tras registrar aumentos del 20% en sus alquileres permanentes durante 2017, y Madrid busca adoptar el modelo de regulación que adoptó la ciudad holandesa de Amsterdam: poner un tope de 120 días anuales a los alquileres temporarios; garantizar que los propietarios de estas viviendas temporarias sean personas particulares y no empresas o sociedades de empresarios; y por último cobrar una taza municipal a cada vivienda que se transforme en "dormi al paso".

La inseguridad, otro problema grave

Los alquileres temporarios asentados en departamentos generan además mucha inseguridad entre los que compraron o alquilan permanentemente en Neuquén.

"En el último tiempo recibimos muchas denuncias de vecinos que se sienten inseguros porque de repente se cruzan en sus edificios o complejos de viviendas con desconocidos todos los días, que son los que pagan un alquiler temporal, pero que tranquilamente pueden ser ladrones y nadie se da cuenta", aseguró Gaita.

"Esto lo vimos en el último tiempo porque evidentemente hubo algún tipo de incremento en la cantidad de alojamientos temporarios, y esto es algo que no podemos medir porque nadie tiene estadísticas al respecto", dijo la titular de la Unión de Inquilinos Neuquinos haciendo referencia a la falta de regulación del Municipio en ese sentido.

LEÉ MÁS

Hoteleros en pie de guerra por los alquileres por día

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído