El susto del campeón mundial de Fortnite al caer en una peligrosa broma

Kyle Bugha Giersdorf ganó el campeonato de 3 millones de dólares en la competencia individual y se convirtió en víctima de un chiste de mal gusto y quedó rodeado por efectivos del SWAT, la unidad policial de élite norteamericana.

A dos semanas de consagrarse campeón mundial de Fortnite, Kyle Bugha Giersdorf cayó en una peligrosa broma conocida como "swatting".

El aterrador episodio sucedió el sábado, cuando el joven de 16 años estaba transmitiendo en vivo una partida a través de la plataforma Twitch. De pronto desapareció de la pantalla y otros jugadores comenzaron a recriminarle "Me abandonaste en el medio de la partida", en medio de un caos gamer.

Te puede interesar...

Giersdorf no le quedó otra que dejar de jugar dado que de repente efectivos de la policía irrumpieron en su casa con armas. Más tarde, cuando retomó la partida explicó la situación y dijo que el equipo de elite SWAT (en inglés: Special Weapons And Tactics, Armas y Tácticas Especiales) había entrado con armas a su casa.

Tuvo la suerte que uno de los oficiales vive en su barrio y lo reconoció, por lo que la situación se calmó,. El departamento de policía de Upper Pottsgrove Township, Pensilvania, está investigando el incidente pero no dio más detalles.

El swatting es una broma potencialmente mortal en la que alguien llama a la policía y les dice que se ha producido un crimen urgente y violento en la ubicación de su objetivo. La idea es atraer a un equipo SWAT u otro equipo de respuesta a la casa de un youtuber que esté transmitiendo en vivo.

Este acto ha sido realizado en varias ocasiones. De hecho, las primeras bromas empezaron cerca del año 2010. En diciembre de 2017 el swatting se cobró su primera víctima fatal: un joven de 28 años llamado Andrew Finch, quien murió tras ser baleado por efectivos de la policía de Wichita en el porche de su casa.

Un joven de 25 años llamado Tyler Barriss, había llamado a la policía para informar falsamente un crimen violento en curso, debido a un desacuerdo sobre una apuesta de $ 1.50 en el videojuego de 2017 Call of Duty: WWII. Barriss aseguró que el sospechoso había asesinado a su padre, que estaba reteniendo a su madre y a su hermano menor como rehenes , y que planeaba incendiar su casa. El lamentable episodio elevó su nivel de escándalo cuando se supo que ninguno los efectivos que participaron del operativo eran miembros del equipo táctico 'SWAT', de la policía capacitados para manejar situaciones de rehenes. [1] La persona que llamó declaró

Los equipos SWAT no tienen forma de saber si una llamada es un engaño, por eso estas situaciones pueden ser peligrosas. Las llamadas son hechas generalmente por expertos en informática, hackers y jugadores. Incluso le sucedió a celebridades como Ashton Kutcher y Justin Bieber.

No existen leyes federales contra el ‘swatting’, pero típicamente se pueden aplicar cargos como fraude electrónico, obstrucción de la justicia, causar desorden público o posibles daños físicos y psicológicos a las víctimas.

LEÉ MÁS

Dos adolescentes ganaron el Mundial de Fortnite

¿Qué hay detrás del Fortnite, el videojuego de moda?

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído