El tiroteo en la joyería puso en alerta a los comerciantes

Salieron a reclamar prevención, investigación y una Justicia rápida.

NEUQUÉN
"La única manera de que no te roben es hacer una muralla". De manera muy descriptiva, el presidente de Acipan, Carlos Roberti, se refirió a la inseguridad que viven los comerciantes tras el último asalto en el Bajo, con tiros y heridos.

El golpe del jueves en la joyería de Alcorta al 100 puso de nuevo en debate el tema de la inseguridad en las zonas comerciales, y desde Acipan hicieron públicas sus quejas: "Hay que trabajar en la prevención y la Justicia debe ser más rápida", aseguró Roberti.

"Lo primero que se tiene que hacer es trabajar en la prevención y la investigación. El 80% de la inseguridad tiene que ver con esto. Y el resto debe ser responsabilidad de la Justicia, tienen que detener a los delincuentes, y que no sea un entrar y salir porque no quedó firme la sentencia", se quejó.

Las estadísticas oficiales se desconocen. "Es lo único que nos falta, que nosotros tengamos esos números", ironizó el comerciante, quien confirmó: "Compartimos las medidas de seguridad y evaluamos cuáles son las más efectivas para asesorar a los demás".

Pese a la presencia de policías adicionales en tres comercios de la cuadra, nada impidió el asalto del jueves al mediodía. A esto se refirió Roberti: "No tenemos que llegar a tener un policía para que cuide la puerta del negocio. Además, quien nos cuida luego tiene problemas en su función por dispararle y herir a una persona que entró a robar".

Con respecto a la relación con la Policía, Roberti no tuvo sino palabras favorables y destacó que se reúnen con frecuencia: "Nos escuchan y nos ayudan a pensar en posibles soluciones".

También desde Acipan les piden a los comerciantes que aporten sus cámaras de seguridad para identificar a los delincuentes.

En Acipan, las quejas por los constantes robos son recurrentes y comparten asesoramiento en medidas de seguridad eficaces para los negocios.

Entre Lágrimas
Un mes presos por el asalto en el Bajo

Entre lágrimas propias y de sus familiares, los dos jóvenes que protagonizaron el violento asalto a la joyería del Bajo neuquino fueron acusados ayer por el robo con arma, y el juez les dictó un mes de prisión preventiva.

Facundo Alexander Moscoso Quinteros (19) lloró durante toda la audiencia y hasta le pidió a su familia que "no llorara". Fueron a verlo su madre, su pareja (embarazada de 4 meses) y sus hermanas. Él fue quien se tiroteó con el policía, que lo detuvo después. Antes, había entrado al local, le había apuntó al comerciante y, como el hombre se resistió, le había pegado varios culatazos.

El robo fue absurdo porque nunca tuvieron en cuenta que en tres negocios de la cuadra hay policías adicionales. Cuando resignó sus intenciones de robo, Moscoso intentó escapar pero se llevó por delante y rompió el blindex del local. Ese ruido alertó al agente del negocio contiguo. El otro delincuente, Nicolás Alfredo Zerene (18), esperó en la moto e intentó huir, pero fue atrapado al caer de un techo. En su carrera, tiró el arma (arriba).


Testigo directo
"No lo podía creer, me volví muy asustada"

"Había llegado al centro y mientras estacionaba mi auto sobre la vereda de la joyería, a una distancia de 15 metros, empecé a escuchar los tiros. Salí y me metí adentro de uno de los negocios de la cuadra", relató Cristina, una testigo ocasional, a LM Neuquén.

"Desde ahí -continuó- vi cómo salía uno de los delincuentes y se tiroteaba con un policía de civil. El otro cómplice quiso escapar, pero alguien le cruzó el auto y cayó. La verdad es que no lo podía creer. Me volví muy asustada a mi casa".

Robos, daños y violencia
Una casa de telas, una concesionaria, una tienda de ropa y un maxikiosco

Se hicieron pasar por clientes
En octubre, la empleada de una casa de telas del Bajo neuquino, ubicada en Perito Moreno al 100, fue víctima de un robo cuando tres delincuentes -dos hombres y una mujer- se hicieron pasar por clientes y tras reducirla se llevaron su cartera. Días después, la Policía realizó dos allanamientos donde dieron con los sospechosos y las pertenencias denunciadas, entre ellas, documentación y joyas.

Querían una moto, pero los atraparon
En agosto, dos delincuentes rompieron la vidriera de la concesionaria BMW Cordasco Austral, ubicada en Perticone y Santa Cruz, con la intención de robar una moto de alta cilindrada. Pero fueron sorprendidos por un móvil de la Policía en plena maniobra y se vieron obligados a dejar la moto tirada para huir a pie. Los dos delincuentes fueron detenidos por efectivos de la Comisaría 2ª.

La banda de los patachorros
En abril quedó registrado en la cámara de seguridad de una tienda de ropa del centro de Neuquén el accionar de dos integrantes de la banda de los patachorros, que luego fue desarticulada por la Policía. La modalidad consistió en romper la puerta de blindex del local Renata y alzarse con elementos que estaban a la mano. En esa oportunidad se llevaron un monitor y prendas de vestir.

Motochorros linchados por vecinos
En enero de del año pasado, vecinos y clientes les dieron una paliza a dos motochorros, de 23 y 24 años, que quisieron robar en un maxikiosco ubicado en la esquina de San Martín y Godoy. Uno de los delincuentes fue reducido dentro del negocio, mientras que su cómplice fue arrojado fuera del local y quedó tirado en la vereda. Luego llegó la Policía y los detuvo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído