El trastorno que te permite dormir pero no descansar bien

Hipersomnia, la vida en estado de pereza y sueño permanente.

Madrid
Se acerca el fin de año y tenés la sensación de que el cuerpo y la cabeza ya no te responden como antes. Los cierres de distintas actividades, sumado a que los lejanos ecos de las últimas vacaciones quedaron sepultados entre las obligaciones diarias, te hacen sentir que, aunque duermas lo mínimo indispensable, no consigas descansar lo suficiente.

Sin embargo, aunque esta experiencia es muy común en esta época del año, no es normal sentirse cansado todo el tiempo.

Si el estado de agotamiento es crónico puede ser que estés padeciendo un malestar conocido como hipersomnia.

Según miembros de la Asociación Española de Narcolepsias e Hipersomnias Centrales (AEN), en la mayoría de los casos no se trata de personas con dificultades para dormir, sino que padecen de un estado de sueño permanente, suelen tener problemas al levantarse y sentirse confusos e irritables.

Qué provoca
Algunos de los efectos, según la asociación, son "fatiga, cansancio, pérdida de concentración, pérdida sensorial y problemas de movimiento".

A largo plazo, todos estos factores terminan por influir negativamente en la autoestima y en la vida social y laboral de quien sufre el trastorno, según manifestaron los especialistas.

Si bien hay distintos tipos de hipersomnia, los síntomas son muy parecidos en todos los casos; lo único que varía es la cantidad de horas que se duerme y la frecuencia con que se experimentan ese estado de agotamiento.

En la raíz de este problema puede existir una carga genética. También puede aparecer en personas que tienen fibromialgia o en quienes sufrieron daños cerebrales; aunque hay una serie de factores externos que pueden estar contribuyendo a experimentarlo. Muchas veces, la génesis está en la sobrecarga de actividades y el estrés derivados de comportamientos que impiden alcanzar la cantidad de sueño necesario para mantener un adecuado nivel de vigilia y alerta. El consumo de drogas y fármacos también tienen incidencia.

Por eso, y más allá de los tratamientos en casos crónicos, la asociación resalta que una adecuada higiene del sueño es el cambio de conducta clave. Eso incluye el "establecimiento de horarios de sueños, disponer de un ambiente adecuado para dormir y una cama y almohadas cómodas, además de evitar la cafeína y otros estimulantes antes de acostarse".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído