LMNeuquen crimen

El Tuerto Díaz disparó contra el cabo Nahuelcar

La causa sumó otros cuatro acusados y un cambio en el autor. Además, cuatro imputados quedaron con 6 meses de prisión preventiva y el quinto, en libertad, porque tenía 17 al momento del crimen.

El asesinato del cabo Luis Gabriel Nahuelcar estuvo orquestado por una banda de delincuentes de Cutral Co. La fiscalía acusó Miguel Ángel "El Tuerto" Díaz de ser el autor material del disparo, mientras que José Luis Espinoza, detenido y acusado a los días del crimen, fue uno de los que participó de una acción distractora para que se cometiera el crimen. "La fiscalía va a probar que hubo una llamada donde les tendieron una trampa a los efectivos para atacarlos", sostuvo el fiscal Santiago Terán a LM Neuquén este mediodía tras la formulación de cargos contra cuatro jóvenes por el homicidio del efectivo.

Ayer domingo hubo una serie de allanamientos en Cutral Co en los que se logró detener a cuatro jóvenes que de acuerdo a la investigación que realizó el fiscal Santiago Terán fueron todos partes de una maniobra conjunta por la cual se dio muerte al cabo de la Policía neuquina la mañana del 1º de enero en el barrio Peñi Trapún.

Te puede interesar...

Mientras cuatro amigos arrojaban piedras contra los efectivos policiales que colaboraban con bomberos que sofocaban un incendio, un quinto, Miguel Ángel Díaz, se escondió detrás de unos árboles, cargó su carabina calibre 22 y aprovechando que Nahuelcar les dio la espalda para recargar su escopeta, le disparó a la cabeza. El proyectil perforó el casco y le causó la muerte horas más tarde.

Los detalles de la investigación, que incluyeron mucho trabajo de campo, intervenciones telefónicas y testimonios claves, permitieron determinar que se ordenara la detención de los hermanos Miguel Angel y Walter Díaz, Lautaro Campos y José Adrián Culliqueo. A tres se los detuvo en el barrio Peñi Trapún y al restante en el barrio Nehuen Che en un procedimiento que incluyó un gran despliegue de la policía para poder concretar los operativos en forma simultánea.

Hasta ahora, Espinoza era el único acusado y detenido. El mismo cayó el 3 de enero en las afueras de la comarca cuando intentaba abandonar la zona alertado de que estaba siendo buscado como el presunto autor material. En medio de la detención, en un forcejeo con un efectivo, del arma de Espinoza salió un disparo que le provocó una lesión en la zona del abdomen que le podría haber costado la vida de no ser por el rápido accionar médico.

Los hechos investigados

Durante la audiencia de formulación de cargos realizada este lunes al mediodía contra los cuatro detenidos, la fiscalía realizó el nuevo detalle de la agresión que ocurrió el 1º de enero, entre las 9 y 9:15, de acuerdo a la reconstrucción que pudieron hacer a lo largo de estos seis meses de investigación.

En ese día, “personal policial motorizado del grupo anti tumultos estaba en calle Zapala, entre 9 de Julio y Urquiza, cubriendo la seguridad de las tareas llevadas a cabo por bomberos voluntarios que intentaban extinguir focos ígneos domiciliarios”, cuando son atacados por unos jóvenes a piedrazos.

Ante esta situación, los efectivos hicieron uso de escopetas y postas de goma a modo disuasivo, logrando alcanzar a varios de los jóvenes con perdigones. Fue esta situación lo que magnificó aún más el ataque contra los efectivos y planificó el disparo letal. “Mientras cuatro de ellos siguieron arrojando piedras, Miguel Ángel Díaz se armó con una carabina calibre 22 para dispararles a los efectivos y se apostó sobre un paredón detrás de un follaje”, detalla la teoría del caso que persigue la fiscalía y agrega que el disparo se produjo justo en el momento en que “el cabo Luis Gabriel Nahuelcar se giró de espalda a los atacantes para recargar cartuchería”.

El proyectil perforó el casco del efectivo, quien cayó desplomado, fue trasladado de urgencia al hospital local y luego al Policlínico de Neuquén, donde falleció pasadas las 15 por una muerte neurológica por herida de bala. Los cinco jóvenes huyeron rápidamente del lugar y Miguel Díaz arrojó el arma en un patio cercano, donde luego fue hallada por la Policía.

“Miguel Angel Díaz logró disparar hacia el grupo policial con la clara intención de causar la muerte de algún efectivo y actuó sobre seguro, dejando sin posibilidad de defensa a la víctima quien estaba de espalda recargando su arma”, detalló la fiscalía y solicitó que el mismo sea acusado del delito de homicidio triplemente calificado por alevosía, por la participación premeditado de dos o más personas y por ser la víctima un policía en ejercicio de sus funciones; y agravado por el uso de arma de fuego. Para el resto pidió la misma calificación pero como partícipes primarios, lo que modifica la acusación otorgada en enero a Espinoza.

Finalmente, para solicitar la medida cautelar más gravosa, la fiscalía tuvo en cuenta el temor de los vecinos del barrio, cuyo testimonio es primordial que llegue a juicio; que el autor se deshizo de una prueba fundamental, como es el arma homicida; y que el haber asesinado a un miembro de la fuerza de seguridad hace imposible su control. Por todo solicitó seis meses de prisión preventiva para cuatro de ellos y un mes de arresto excepcional para Walter Díaz, ya que era menor de edad al momento del crimen.

"El juez avaló los cargos y la reformulación en todos los casos y estableció la prisión preventiva por seis meses solo por el riesgo de fuga; pero no hizo lugar al arresto excepcional para el menor de los Díaz, por lo que pedimos revisión", explicó el fiscal jefe Santiago Terán, quien contó que el juez Mario Tomassi también hizo lugar a la prórroga de cuatro meses del plazo de investigación, hasta diciembre, teniendo en cuenta el curso de la causa, la complejidad de la prueba y los nuevos acusados.

Terán adelantó que probará en juicio que el ataque fue planificado. "Esa mañana del 1º de enero hubo tres llamados a la Policía en dos horas. La primera no encontraron a nadie, en la segunda, recibieron un par de piedrazos y la tercera fue una celada, donde alertaban del incendio de una vivienda, pero en realidad era en una obra en construcción", indicó el fiscal jefe de Cutral Co y aclaró: "Fue una falsa llamada de incendio para convocar a los efectivos con la intención de hacerles caer en una trampa".

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

20.512820512821% Me interesa
3.0769230769231% Me gusta
5.6410256410256% Me da igual
2.0512820512821% Me aburre
68.717948717949% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario