"El zika es como ir al gym, volver y que te duela todo"

El neuquino al que lo picó el mosquito cuenta cómo es vivir con el virus.

Neuquén.- Cuando decidió viajar solo a una remota isla colombiana en el mar Caribe, José Luis Cánovas no se imaginaba que alcanzaría la fama al regresar. No sospechaba que atendería por teléfono a decenas de medios interesados en conocer su caso, mientras reposaba por un fuerte dolor en las articulaciones. Es que el neuquino fue reportado como el primer portador argentino de zika y su historia llegó a los medios nacionales.

El hombre no recibió alertas ni especificaciones especiales en la agencia de viajes. Se fue sólo con la ilusión de sumergirse en el agua turquesa de las paradisíacas playas de San Andrés, con la arena de un blanco impoluto bajo sus pies y rodeado de palmeras.

Sin embargo, al llegar al hotel escuchó por primera vez del virus llamado Zika, del que no tenía casi datos.

23 días de felicidad en las vacaciones. José Luis comenzó con los dolores al regresar.

"Ni bien llegué conocí a unos brasileros que se habían contagiado, yo no tenía idea de qué era", señaló José Luis, en diálogo con LM Neuquén. En la pequeña isla se repetían los síntomas: ojos enrojecidos, erupciones en la piel, fiebre leve y un fuerte dolor en la cabeza y las articulaciones.
José Luis habló con los conserjes del hotel, que no estaban demasiado preocupados por la afección.
"Según entendí, una vez que lo pasás, te agarra una especie de inmunidad; ellos parecían acostumbrados", indicó sobre lo que le tocó ver apenas llegó al Caribe. Sin embargo, el neuquino decidió extremar sus precauciones para extremar cuidados.

"Fue muy doloroso, sobre todo para mí, que peso 140 kilos, pero ahora ya me siento bárbaro. Por eso no sentí la necesidad de hacerme nuevos chequeos". José Luis Cánovas. El neuquino al que los mosquitos le jugaron una mala pasada

"Usaba repelentes y un jabón, pero los mosquitos te devoraban igual", explicó el hombre, y detalló que los insectos vuelan bajo y atacan con más saña en los tobillos.

"Era normal ver en las excursiones que la gente faltaba porque le había agarrado el zika, y se comentaba que el virus te podía arruinar las vacaciones", expresó.

Para José Luis, los 23 días que pasó en la isla fueron felices. El dolor empezó al regresar a Neuquén, antes de las fiestas de fin de año, que serían una suerte de preludio para los malestares que le llegarían en breve. "Llegué un domingo a las tres de la mañana al Castro Rendón y le expliqué a la médica lo que sentía, pero ella no estaba informada", señaló el hombre ante una consulta de este diario.

El neuquino había visto demasiados casos como para saber lo que tenía, algo que ahora se acaba de confirmar, a través de una comunicación del ministerio de Salud de la Nación que se conoció ayer (ver nota aparte).

"Si hubiese ido ahora, me hubieran hecho los estudios porque hay una alerta, pero en ese entonces no sabían nada", dijo sobre lo que vivió cuando todavía el zika era un nombre raro del que no tanto se sabía.
José Luis recibió suero, una pastilla para el dolor y regresó a su casa con la indicación de no tomar otra cosa que paracetamol.
Si bien esa droga calmaba los dolores de cabeza, no hacía nada por aliviar el malestar en las articulaciones, que ya le comenzaban a pasar factura. "Es como cuando volvés del gimnasio y te duele todo, pero diez veces peor", sentenció el neuquino con un ejemplo como para hacerse entender.
A pesar de los dolores, el hombre tenía un fuerte compromiso con su familia, por lo que el 23 de diciembre decidió viajar a Chile para pasar las fiestas con ellos.
Habló con una médica que le recomendó alejarse de las zonas con mosquitos y que usara repelentes para evitar el contagio en el país trasandino. Por lo demás, le explicó que su propio organismo generaría anticuerpos.
Pero José Luis no se podía mover: "Me llevaron como un paquete a Chile, no podía caminar ni manejar", comentó su estado al momento del nuevo viaje que de todos modos había decidido hacer.
A partir del 4 de enero, su cuerpo logró sobreponerse a la afección. Los dolores de José Luis ya pasaron. De su viaje ya no le quedan más secuelas que sus fotos con el mar celeste de fondo y algunos nuevos amigos que también se contagiaron el zika.

Algunos consejos a tener en cuenta

Ante el anuncio de la Organización Mundial de la Salud, que declaró la emergencia global sanitaria por la circulación del virus del Zika, el Ministerio de Salud de la Provincia pidió que los neuquinos que viajen a países afectados extremen las medidas de precaución.
Aconsejó el uso de repelente, que debe aplicarse al menos cada tres horas sobre la ropa y en los lugares donde la piel está descubierta; usar mangas y pantalones largos; dormir en lugares que estén protegidos con mosquiteros y colocar tules en cunas y cochecitos.
Si el mosquito infecta a mujeres embarazadas, los bebés pueden nacer con malformaciones, por lo que el Ministerio pidió que quienes estén encintas extremen las medidas de cuidado y eviten viajes innecesarios a zonas donde el virus esté presente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído