En Chile se confía cada vez menos en la Iglesia

Los católicos bajaron de 70% en 2006 a 58% en 2018, según una encuesta.

Chile La Iglesia católica chilena se sumió en 2018 en la mayor crisis de su historia, luego de que el papa Francisco la acusó de practicar una cultura de abuso y encubrimiento que se tradujo en una pérdida de la confianza de los fieles y en menos feligreses en las misas.

El escándalo no tiene visos de amainar en 2019. El Vaticano envió recientemente a dos investigadores para constatar las denuncias de ex religiosas de las Hermanas del Buen Samaritano que en junio revelaron que fueron abusadas sexualmente y luego expulsadas por denunciarlos.

Te puede interesar...

En tanto, los obispos chilenos que renunciaron masivamente en mayo luego de un devastador diagnóstico sobre su actuación ante los abusos que hizo el pontífice, siguen a la espera de ser confirmados o removidos. Hasta ahora el Papa aceptó la dimisión de siete de los 31 prelados activos.

Francisco sostuvo que la Iglesia chilena vivió durante décadas una cultura del abuso y su encubrimiento, que se destruyeron documentos comprometedores, que no se dio apoyo a las víctimas y que los religiosos expulsados por conducta inmoral fueron destinados a cargos diocesanos o parroquiales. Hay un error de diagnóstico en la Iglesia chilena: su jerarquía cree que el problema son “algunas manzanas podridas” y las comunidades opinan que “es el cajón completo el podrido”, dijo Juan Carlos Claret, miembro de la Red Nacional de Laicos.

El remezón que produjeron las acusaciones de Francisco se tradujeron en cifras rojas para la Iglesia en varias encuestas y en las estadísticas de la Fiscalía Nacional, que informó que hasta octubre se tramitaban 124 causas con 178 investigados -incluidos ocho obispos, 105 sacerdotes y 29 religiosos no ordenados- y 222 víctimas, de las cuales 91 eran menores de edad al momento de los abusos.

Según el último censo de 2012, unos 11,7 millones de los 17,5 millones de chilenos se declaró católico. Sin embargo, la encuesta Bicentenario 2018, elaborada por la Universidad Católica y la encuestadora GFK Adimark, difundida en noviembre, reveló el impacto en los escándalos de los abusos entre los fieles: los católicos disminuyeron de 70% en 2006 a 58% en 2018, en favor de los ateos y los evangélicos. Los investigadores entrevistaron a 2011 personas en todo el país entre el 13 de julio y el 22 de agosto, con un margen de error de 2,19%, según su ficha técnica.

El quiebre se dio con el caso Karadima

el declive de la iglesia católica chilena comenzó en 2010, cuando tres hombres detallaron en la TV abusos y violaciones a los que fueron sometidos en su adolescencia por el cura fernando Karadima, condenado por el Vaticano a una vida de penitencia y oración en 2011 y expulsado por francisco

en septiembre. Karadima formó a cerca de medio centenar de curas y cinco obispos, incluido Juan Barros, a quien francisco se empeñó en designar en Osorno a pesar de que las víctimas lo acusaron de encubrir los abusos de Karadima y de los testimonios que recibió de otros obispos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído