En el CPEM 25 no quieren saber nada con las crocs

La directora se opone a que los alumnos usen las sandalias dentro de la escuela.

Neuquén.- Para parte de los alumnos del secundario del CPEM 25 del barrio Mercantiles, no deja de ser una arbitrariedad la prohibición del uso de crocs, un calzado de goma que se impuso como una opción más que cómoda, sobre todo en el verano.

Ayer la directora de la institución reconoció que no está de acuerdo con que los estudiantes vayan con este tipo de zapato a las aulas. "No es que existe una prohibición, sino que hay cierta vestimenta que permitimos para que los chicos vengan a la escuela", hizo su descargo ayer la directora del CPEM 25, Adriana Miletich, en declaraciones a LU5.

Luego de salir al aire, la directora se negó a explicar el motivo de la medida.
Antes había mencionado que la medida no la había comunicado a todo el alumnado sino a un estudiante, quien la semana pasada le había anticipado que concurriría a clases con las crocs: "Ni se te ocurra", señaló que le dijo acerca de ir al establecimiento con este tipo de calzado que suelen utilizar desde niños hasta grandes por la comodidad.

"No sé si hay una norma específica. Hay pautas de convivencia que se establecen. Igual no se puede reglamentar todo". Gustavo Aguirre. Vocal Rama Media (CPE)

"No se planteó a todos que no las usen (por las crocs). Se les dijo que no vengan con malla o con ojotas, que no vengan con remeras que no sean adecuadas para venir a estudiar. El atuendo tiene que ser cómodo y acorde para lo que venimos a hacer", se defendió la directiva en las declaraciones realizadas a la radio.

"Me parece un calzado de descanso, de tiempo libre, no para ir a cursar", dijo la directora.

Si bien aseguró que la advertencia fue realizada sólo a un estudiante, los chicos señalaron a la salida del colegio de nivel secundario que la prohibición rige desde el inicio de clases.
"Es una decisión malísima, nadie viene a gimnasia con las crocs. Es un calzado más que usaba todo el mundo hasta que nos dijeron que no lo podíamos traer más", coincidieron algunas alumnas de los primeros años del establecimiento en cuestión.

"No sé cuánto valen unas crocs. Si tienen un par, pueden tener otro calzado. Para mí no es el más adecuado para venir a la escuela". Adriana Miletich. Directora del CPEM 25

En cambio, para otro de sus compañeros se trata de una decisión correcta. "Para mí no está mal. Debe ser por seguridad. Creo que no es un zapato adecuado para venir a la escuela", dijo un joven de nombre Aldo.

Para la directora se trata del uso de un calzado poco adecuado para concurrir a clases. "Sí me parece un calzado de descanso, de tiempo libre, no para venir a cursar a la escuela", objetó la directora.
En tanto que desde el Consejo Provincial de Educación prefirieron no emitir declaraciones y de esta manera se desconoce si medidas de este tipo rigen en otras escuelas públicas de la provincia.
Por fuera de las escuelas públicas, se sabe de otras instituciones que establecen algunas restricciones respecto a la vestimenta.

En la mayoría de ellas, se trata de una especie de protocolo avalado por los padres. Normalmente se da a conocer con la llegada de cada ciclo lectivo, a la manera de un acuerdo adentro de cada institución.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído