En la búsqueda de un milagro

A falta de algo para mostrar, a Mauricio Macri no le quedó otra para ensayar otra prueba en Neuquén.

Mauricio Macri eligió Neuquén para pedir ayer “generosidad” a los dirigentes de la oposición para evitar que Argentina se vaya al precipicio en un año dramático por los efectos de la crisis.

No es casual que haya elegido la formación Vaca Muerta para hacer el llamado, ya que a la Casa Rosada no le abundan aciertos para mostrar.

Te puede interesar...

El llamado de Macri en Neuquén se hizo luego de que el posible acuerdo que está negociando el Gobierno con el peronismo no K fuera adecuadamente anticipado en los diarios capitalinos pero de los que, convenientemente, ningún funcionario ratificó en forma oficial.

El ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, fue el primero en salir a despegarse de las conversaciones y calificó a los supuestos 10 puntos del acuerdo como un mamarracho.

Se entiende la desconfianza del ex jefe del Palacio de Hacienda, a quien le tocó bailar con la más fea cuando tuvo que negociar con los acreedores externos en un momento tan duro como el actual.

Un presidente que acredita desaciertos entre lo que promete y lo que hace, o entre lo que pronostica y lo que posteriormente se valida en la realidad, no tiene precisamente en la credibilidad su principal atributo.

El FMI aprieta con sus condiciones, al igual que los grandes jugadores externos que hicieron sentir su desconfianza durante las últimas semanas.

En las próximas horas se verificará si lo de Macri es un manotazo urgente o si de veras ahora cayó en la cuenta de que las cosas se le han puesto feas de cara a un octubre que aún parece muy lejano.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído