En la ciudad hay 84 pozos petroleros en actividad

Los explota Pluspetrol. La mayoría está en Valentina Norte Rural.

Ana Laura Calducci
calduccia@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
En la ciudad de Neuquén hay 111 pozos petroleros declarados, de los cuales 84 están activos.

Prácticamente todas las perforaciones están en Valentina Norte Rural, hacia el oeste de la calle Crouzeilles y al norte del aeropuerto, en una zona plagada de viviendas precarias y a pocas cuadras de los últimos planes de vivienda que se inauguraron.

Además de los pozos en extracción, hay 8 que están inactivos y otros 19 que fueron abandonados, lo que implica que no sólo se dejaron de usar, sino que se cementaron por no tener más valor económico. Los datos corresponden a los registros de la Subsecretaría Provincial de Hidrocarburos, según las declaraciones que presentan cada fin de año las operadoras.

El subsecretario del área, Gabriel López, aclaró que estos números "pueden ser distintos de lo que se manejan en el área de Ambiente, por ejemplo, porque a ellos les llegan los pedidos de factibilidad de los pozos y nosotros controlamos lo que se realizaron". Agregó que eso explica que en algún momento se haya hablado desde el gobierno provincial de unas 200 excavaciones dentro del ejido neuquino.

Todos los pozos que hay en la ciudad son operados por la empresa Pluspetrol, que desde 1977 tiene la concesión del yacimiento Centenario, una extensa área de 203 kilómetros cuadrados que abarca parte de la capital neuquina y de las localidades vecinas de Plottier y Centenario.

Hace 40 años, cuando la empresa se quedó con el área, los pozos estaban muy lejos del casco urbano.

Hoy, en cambio, la extracción se hace en medio de casillas precarias, mientras poco a poco avanza la urbanización formal. Además, hay perforaciones que quedaron a pegadas a la Autovía Norte, que prácticamente corta el yacimiento a la mitad. López informó que las restricciones a los pozos petroleros en áreas urbanas son las que dispone el decreto-ley 33.598, sancionado en 1933, hace más de 80 años.

Respecto de la cercanía de las viviendas, la norma establece que "se guardará una distancia mínima de sesenta (60) metros desde un pozo a una casa".

Además, esta semana comenzó a analizarse en la Legislatura neuquina la sanción de una ley que cubra los "vacíos" sobre el impacto de la actividad petrolera en las ciudades, tales como las zonas de exclusión que deberían tener los pozos para no poner en peligro a los vecinos.

López explicó que, en el noroeste de Neuquén capital, Pluspetrol utiliza un método de extracción en islas, como alternativa para disminuir el impacto sobre las familias asentadas en los alrededores. "La mayoría de los pozos se ubican y se aprueban en locaciones que se denominan 'múltiples', a los efectos de no avanzar sobre la parte urbana, con el fin de minimizar cualquier riesgo", detalló.

Pese al avance de la ciudad sobre los pozos, el yacimiento Centenario sigue con intensa actividad. La concesión a Pluspetrol se renovó en 2008, cuando se renegociaron la mayoría de los contratos petroleros, y tiene vigencia hasta enero de 2026. El año pasado, hicieron dos perforaciones nuevas dentro del ejido neuquino. Esto implica que la ciudad deberá convivir con esta explotación petrolera por varios años más.

Debaten una ley
Una "zona de exclusión"

Los diputados de la Comisión de Ambiente comenzaron el miércoles pasado a trabajar en una nueva ley provincial de control de la actividad petrolera. Entre otros puntos, acordaron que se necesita definir con precisión qué distancia debe tener la "zona de exclusión" de los pozos urbanos para evitar riesgos para la población de los alrededores. Ya en 2013, el ex gobernador Jorge Sapag había advertido sobre la necesidad de sancionar una norma de este tipo. Fue luego de que explotara una perforación de Pluspetrol en Plottier, ubicada a apenas 200 metros de las viviendas. Sin embargo, nunca se presentó un proyecto.

Son más de 800 las perforaciones en ejidos urbanos

NEUQUÉN
En toda la provincia hay más de 800 pozos petroleros ubicados dentro de ejidos urbanos. Las ciudades más comprometidas por la presencia de perforaciones hidrocarburíferas son las del departamento Confluencia. En el resto de los casos, la extracción se hace dentro de los límites municipales pero en zonas prácticamente desérticas.

En total, desde aquel histórico primer pozo de 1918, se hicieron en Neuquén 12.898 perforaciones para extraer petróleo o gas.

Por cada tres excavaciones, una está inactiva, lo que implica alrededor de 4500 pozos parados. De esa cifra, la mitad fueron abandonados y la otra mitad están temporalmente sin uso, aunque pueden reactivarse.

Los datos los dio el diputado oficialista Luis Sapag, presidente de la comisión de Hidrocarburos de la Legislatura. Informó que, al 31 de diciembre de 2015, había en la provincia 2264 pozos abandonados y 2270 inactivos.

Precisó que, dentro de los ejidos municipales, son 877 las perforaciones inactivas y no dio datos sobre la cantidad de las que están en actividad.

El diputado explicó que desde la Subsecretaría de Hidrocarburos se estaba preparando un informe exhaustivo sobre el tema, para evacuar todas las dudas de los diputados. El tema se trató a partir de un pedido de Alejandro Vidal (UCR), quien planteó su preocupación por el riesgo de contaminación de los pozos inactivos en zonas urbanas, lagos y cultivos.

Sapag afirmó que el control mejoró a partir de la sanción de la ley 2615, "porque antes había en promedio 20 pozos abandonados al año, que son los que tienen un doble taponamiento, y se saltó en un año a 160, por las mayores restricciones para los pasivos ambientales".

A la presencia de pozos en zonas urbanas se suma la de las plantas de tratamiento de residuos petroleros. Según dispuso la Provincia, deberán trasladarse a zonas alejadas al menos ocho kilómetros de los ejidos municipales y con una zona de exclusión de cinco kilómetros, que además tienen que estar libres de cualquier otro tipo de desarrollo por los próximos 20 años.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído