En la cuna del Pozo 1

Plaza Huincul cuenta en sus calles una parte central de la historia petrolera de Neuquén. Es el lugar donde todo comenzó.

Adriano Calalesina / adrianoc@lmneuquen.com.ar

En las calles, en la gente y en los antiguos comercios. En la comarca petrolera de Cutral Co y Plaza Huincul, esa industria corre por las venas de los vecinos, como si los 100 años del descubrimiento del Pozo N° 1 todavía se vivieran en el inconsciente colectivo.

Son las tres de la tarde de un miércoles y en el barrio Campamento 1, la ex villa de los primeros ypefianos, el silencio parece retumbar contra los tanques de una refinería, que emana vapor por una de las chimeneas. Es todo un símbolo de la ciudad que se puede ver desde arriba, en un monolito donde se perforó el primer pozo. En ese lugar, Plaza Huincul y Cutral Co se pueden ver escondidas, con las calles recortadas entre la jarilla y los viejos edificios petroleros.

Te puede interesar...

El monumento al pozo 1
<div>El monumento al pozo 1. El lugar donde todo comenzó: un monumento recuerda al Pozo Patria.</div>
El monumento al pozo 1. El lugar donde todo comenzó: un monumento recuerda al Pozo Patria.

“YPF fue la promotora de esta comarca, a partir de un campamento donde se formó la comunidad y hoy es importante, porque casi toda la ciudad vive de la actividad petrolera”, explicó Guillermo Mercado, un vecino de 54 años que conoce bien la historia de las ciudades.

Un desagüe divide a los dos pueblos donde en el siglo XX parecían sólo un campamento. La historia cuenta que de un lado vivían los jefes y del otro los obreros y esa característica parece haber marcado a fuego la identidad de dos pueblos que, a pesar de vivir del mismo petróleo, pretenden tener su estilo propio.

Pieza-Pag-8.En-alza.jpg

En 1918 trabajadores de todas partes de la provincia y el país llegaban a la comarca y hasta vivían “en cuevas”, según recuerda José “Coco” Briceño, representante de la Agrupación 29 de Octubre de Veteranos de YPF. Una época donde perforar un pozo podría tardar varios meses y el clima duro, por el frío y el viento, hacía que los vecinos casi no usaran pantalones cortos y llevaran antiparras todo el tiempo.

Tiempos donde el trabajo petrolero era casi a tiempo completo. “Teníamos todavía el viejo diagrama de 18 días de trabajo por tres de descanso. Nuestros hijos casi no tienen boletines firmados por nosotros, estábamos muy poco tiempo en casa”, señaló el ex petrolero.

Cine petroleum
<div>Una postal del cine. Un operario hace el mantenimiento de un lugar emblemático que fue centro de reunión.</div>
Una postal del cine. Un operario hace el mantenimiento de un lugar emblemático que fue centro de reunión.

Una parte en la Comarca parece haberse quedado en el tiempo. Cerca del monolito del Pozo 1 hay algunos edificios abandonados. Incluso el ex cine Petróleum pace una vieja postal del Cinema Paradiso, con la fachada desvencijada por el paso del tiempo. Pero la mayor parte de la comarca vive a “precio petrolero” desde siempre.

“El comerciante vino acá porque sabía que había dinero seguro a fin de mes, porque YPF nunca dejó de pagar. Además, siendo petrolero uno era una tarjeta de crédito con sólo presentar el recibo de sueldo los comercios daban facilidades”, recordó Briceño.

La Comarca sigue teniendo esos silencios en la siesta, como hace un siglo. Cuando sacar el petróleo era sinónimo de viento, leña y fuerza humana.

Pieza-Pag8-Cifras.jpg
Huincul
<div>Imagen clásica. El tránsito pesado, casi tan familiar como las torres.</div>
Imagen clásica. El tránsito pesado, casi tan familiar como las torres.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído