Enterraron a su hijo desaparecido 34 años después

Máximo Cueto y Gregoria Gastelú, de 86 y 88 años, recuperaron los restos de Cesáreo, desaparecido durante el conflicto con el Sendero Luminoso

Perú. Máximo Cueto y Gregoria Gastelú por fin podrán dejar de buscar. La pareja peruana octogenaria recibió este mes los huesos de su hijo tras 34 años de búsqueda. El joven fue sacado a la fuerza de su dormitorio y secuestrado en 1984 por un grupo de militares en una región del sur de los Andes, que era la más violenta de Perú. La desaparición ocurrió durante el conflicto armado interno que enfrentó a las fuerzas de seguridad y al grupo terrorista Sendero Luminoso.

Los ancianos, de 86 y 88 años respectivamente, gastaron la mayor parte de su fortuna como importantes vendedores de ganado en la región de Ayacucho para rastrear el paradero de Cesáreo, un universitario de 33 años, pero fue imposible hallarlo. “Fue como una obsesión”, contó el nieto de ambos y sobrino del hasta ahora desaparecido.

Te puede interesar...

Como la pareja, un incontable número de personas que va envejeciendo busca a más de 20.300 peruanos identificados que tienen la condición de desaparecidos tras las dos décadas de violencia entre las fuerzas de seguridad y los ultraizquierdistas de Sendero Luminoso. Este mes, por primera vez, los restos de 14 personas fueron entregados a sus seres queridos en virtud de una nueva ley que busca agilizar el largo y oneroso proceso para identificar a los muertos en el conflicto, pero aún falta una normativa que permita la creación de un banco de datos genéticos que almacenaría la información de los familiares antes de que mueran los padres que buscan a sus hijos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído