Estafaba haciéndose pasar por un príncipe saudita

Llegó a robar ocho millones de dólares. Ahora deberá ir a la cárcel.

Estados unidos. Un estadounidense fue arrestado y condenado a 18 años de cárcel luego de hacerse pasar por un príncipe saudita. Mediante esta falsa identidad, robó cerca de ocho millones de dólares.

El norteamericano, de ascendencia colombiana, identificado como Anthony Gignac, fue sentenciado en el estado de Miami, donde residía. “A lo largo de las tres últimas décadas, Gignac se hizo pasar por un príncipe saudita para manipular, victimizar y engañar a incontables inversores de todo el mundo”, explicó la fiscal federal Ariana Fajardo Orshan. De esta manera, el hombre, de 48 años, fue declarado culpable de hacerse pasar por un diplomático extranjero, robo de identidad con agravantes y fraude electrónico, entre otros. “Vendió a sus víctimas la esperanza de carreras y futuro para sus familias y, como resultado, decenas de inversionistas desprevenidos fueron despojados de sus inversiones”, agregó la fiscal.

Te puede interesar...

Gignac utilizó el alias de Khalid Bin al Saud, compró placas de licencia diplomáticas falsas, una insignia falsa del Servicio de Seguridad Diplomática para sus guardaespaldas, el atuendo tradicional saudita, artículos de lujo compatibles con el lujoso estilo de la realeza y tarjetas de negocios en las que se refiere a sí mismo como “Príncipe”, “Su Alteza Real” o “Sultán”. Así también se mostraba en una cuenta de Instagram, con fotos publicadas de miembros de la realeza saudita, incluido el Rey, con leyendas como “mi papá”. Luego de acordar las reuniones por teléfono o correo electrónico, viajaba con seguridad y exigía que se siguiera el protocolo real, el cual era que le regalen objetos. De esta manera, el estafador se hizo de joyas, viajes internacionales, obras de arte, jets privados y autos de lujo.

Desde 1988 el acusado fue arrestado o condenado en 11 ocasiones diferentes por planes relacionados con suplantación del príncipe, indicó la Fiscalía. Tras cumplir su última pena de libertad condicional en 2017, se mudó en a Miami para intentar convencer a un promotor inmobiliario que estaba interesado en comprar un hotel.

Siguiendo con la farsa, Gignac conducía un Ferrari California con placas diplomáticas (luego se supo que eran falsas) e invitó a sus víctimas a su supuesto apartamento en Fisher Island, una exclusiva isla al sur de Miami Beach. El promotor inmobiliario comenzó a sospechar de él cuando vio que Gignac comía alegremente jamón, tocino y otros productos con cerdo, que deberían ser rechazados por un devoto príncipe musulmán.

30 años

Durante ese tiempo, anthony Gignac utilizó la identidad falsa de Jhalid Bin al saud.

19 años de prisión

Fue la condena contra el estadounidense, quien ya había sido arrestado antes 11 veces.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído