Extinción de dinosaurios: cambió la principal causa

La acidificación de las aguas fue la verdadera razón.

Una nueva investigación cambió lo que se creía sobre la extinción de los dinosaurios y de miles de especies: si bien el asteroide que cayó en la Tierra fue el factor clave, el cese de la fotosíntesis por la oscuridad generada no fue la principal causa. La verdadera razón fue la acidificación de las aguas de los océanos, que fue causada por los gases emitidos por el impacto del meteorito hace 66 millones de años.

El nuevo estudio fue llevado a cabo por universidades de Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y España, que confirmaron la hipótesis de Laia Alegret. En 2012, la especialista española en el estudio de fósiles microscópicos y análisis geoquímicos aseveró que las extinciones en los océanos no estaban relacionadas con el cese de la fotosíntesis y señaló la rápida acidificación de los océanos, resultante de los gases emitidos por el impacto del cuerpo rocoso. Las grandes extensiones de agua absorben un tercio de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, lo que ayuda a regular el clima, capturando el exceso de calor. Sin embargo, este proceso también presenta efectos no deseados, como la disminución del pH, el nivel de acidez, lo que altera la fijación de carbonato de calcio en los esqueletos de numerosas especies y podría incluso acelerar la emergencia climática.

Te puede interesar...

El impacto de dicho asteroide afectó a casi el 70% de las especies del planeta y acabó con el dominio de los grandes dinosaurios en medios terrestres. En los océanos, desaparecieron los grandes reptiles, como los mosasaurios, al igual que gran parte del plancton calcáreo que vivía en las aguas superficiales. Los análisis de fósiles microscópicos marinos encontrados en la mina de Geulhemmerberg, en los Países Bajos, permitieron obtener la primera medida del pH de las aguas marinas tras el impacto de finales del Cretácico, demostrando que este fue el mecanismo clave en el colapso ecológico de los océanos. Por su parte, los resultados geoquímicos del carbono y boro en las conchas de foraminíferos, que tuvieron hasta 7000 microfósiles por muestra, indicaron un descenso de nivel de acidez de 0,3 unidades y un gran aumento del CO2 atmosférico. Esta es la primera medida empírica sobre los mecanismos que desencadenaron las extinciones. También se examinaron ejemplares de Estados Unidos y de sondeos oceánicos del Atlántico y del Pacífico.

Asimismo, la investigación concluyó que la recuperación química de océanos y de los ecosistemas marinos se restableció lentamente tras las perturbaciones globales, a pesar de que el plancton marino y la productividad primaria evolucionaran rápidamente tras las extinciones. A su vez, este ejemplo constituye que los eventos geológicamente rápidos como un impacto meteorítico o la acidificación oceánica tienen implicaciones en los estudios sobre el actual cambio climático.

LEÉ MÁS

La enfermedad que deja sin oxígeno al Puma

La gran epidemia mundial: ¿sabés qué es el Plan Nacional de Control de Cáncer?

La gran meta en el octubre rosa: "Ganarle tiempo al cáncer de mama"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído