La gran epidemia mundial: ¿sabés qué es el Plan Nacional de Control de Cáncer?

Por Silvana Salinas - especial

Te puede interesar...

La preocupación es mundial y cada minuto que pasa son vidas que inician una batalla compleja pero posible de enfrentar. El cáncer corresponde a un grupo complejo de enfermedades de causas múltiples y diversas, que requiere de un manejo multidisciplinario que aúne a diversos sectores e instituciones.

Argentina posee una tasa de incidencia de 218 casos (para todos los cánceres excepto melanoma) por 100.000 habitantes. Se ubica entre los países con incidencia de cáncer media-alta y en el séptimo lugar en la región de las Américas, según datos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC).

Esta estimación corresponde a más de 129.000 casos nuevos de cáncer en ambos sexos por año, con porcentajes similares tanto en varones como en mujeres.

El cáncer de mama, el de mayor magnitud

El cáncer de mama es el de mayor magnitud en cuanto a ocurrencia en el país: con un volumen de más de 21.000 casos al año, representa el 18% de todos los tumores malignos y casi un tercio de los cánceres femeninos.

El cáncer colorrectal en ambos sexos registra aproximadamente 15.429 casos nuevos por año, concentrando el 13% del total de tumores. En los varones, la mayor incidencia está dada por el cáncer de próstata, con una ocurrencia de más de 11.000 casos anuales, que representan el 20% de todos los tumores malignos en varones y 10% de la totalidad de cánceres registrados en el país.

En Argentina, se lanzó el mes pasado el Plan Nacional de Control del Cáncer.

¿Qué es? Es una estrategia que apunta a reducir la prevalencia de los factores de riesgo modificables para el cáncer, mejorar el diagnóstico temprano, la atención y la calidad de vida de los pacientes y fortalecer el recurso humano para el control de esta enfermedad.

La iniciativa tiene un horizonte temporal de cinco años para la implementación de estrategias de prevención, diagnóstico, tratamiento y cuidados paliativos.

El plan establece las políticas priorizadas bajo el liderazgo del Instituto Nacional del Cáncer (INC) que están orientadas a reducir la incidencia, morbilidad y mortalidad derivada de esta enfermedad y a mejorar la calidad de vida de las personas afectadas y de sus familiares.

Desde el Ministerio de Salud argumentan que esta patología representa un 25% de las causas de muerte en Argentina detrás de la enfermedad cardiovascular pero probablemente en no más de 10 años sea ya la primera causa de muerte.

Cómo prevenir

La prevención primaria promueve la práctica de hábitos beneficiosos para la salud en la población como tener una dieta saludable, dejar de fumar, evitar el consumo problemático de alcohol y la exposición a radiaciones, realizar actividad física con frecuencia y aplicarse las vacunas incluidas en el calendario nacional como las de VPH y Hepatitis B.

Por otra parte, diagnosticar la enfermedad en una etapa inicial de su ciclo biológico permite un tratamiento más eficaz que cuando ya ha alcanzado un estadio avanzado. El tamizaje consiste en la identificación de enfermedades en etapa asintomática por medio de pruebas, exámenes o procedimientos que puedan aplicarse a poblaciones blanco.

Los tumores de alta incidencia susceptibles de ser diagnosticados tempranamente, se informó desde el Ministerio de Salud nacional, son los de mama y de colon. Por otra parte, el cáncer cervicouterino puede ser prevenido mediante la detección de lesiones precancerosas, que son diagnosticadas y tratadas antes de que se transformen en cáncer invasor. Por esto, las acciones del Plan Nacional de Control del Cáncer se enfocarán en el tamizaje de cáncer de mama, colon y cuello uterino.

La meta para el 2022

En este sentido, el plan tiene como meta de mínima que para 2022 aumente en un 20 por ciento tasa de tamizaje sobre la línea de base de 2017.

Entre las acciones destacadas del plan se encuentran la implementación de tecnologías innovadoras para el tamizaje poblacional del cáncer cervicouterino como el test de VPH, la incorporación de las vacunas en niñas y niños en el calendario nacional; la provisión de test de sangre oculta en materia fecal para el tamizaje de cáncer colorrectal en la población general y la distribución y dispensa de opioides de producción pública para mejorar el acceso a la población con requerimientos paliativos.

A esto se le suma el otorgamiento de becas para la formación de recursos humanos en especialidades y de subsidios a la investigación. También se agregan otras líneas de trabajo como oncohematología y la conformación de redes de atención en oncología de cirugía, oncología clínica y radioterapia en todo el país.

LEÉ MÁS

La gran meta en el octubre rosa: "Ganarle tiempo al cáncer de mama"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído