El clima en Neuquén

icon
10° Temp
70% Hum
La Mañana Tren

Familia Nielsen-Merani, desde Dinamarca a Neuquén para hacer realidad el sueño del tren

Llegaron al Valle desde Tandil en 1951 y fueron parte de la cofradía ferroviaria.

La familia de doña Ida y don Bernardo fue parte de esa cofradía de trabajadores del riel que vivían en las colonias ferroviarias, cruzaban la ciudad neuquina de este a oeste, y que le daban a las antiguas ciudades o pueblos un sello inconfundible: moraban en las cercanías a las estaciones de trenes y vivieron toda su historia hasta su desaparición.

Hoy vamos a recordar al matrimonio formado por Ida Merani, hija de Atilio Merani, italiano de Levanto, y de Ema Lagier, hija de franceses, y de don Bernardo Nielsen, hijo de los dinamarqueses Juan Pedro Nielsen y Máxima Abaca.

Te puede interesar...

De acuerdo con el relato de una de su bis nietas, don Blas Nielsen, —casado con Ana Cristina Kristensen— falleció en manos de un personaje llamado Tata Dios.

Según informó el diario La Nación: "Fue una de las peores masacres ocurridas en Argentina: en 1872, 36 personas fueron asesinadas en Tandil. Este hombre se hizo pasar por curandero y vidente y habría desatado la xenofobia en el pueblo. Se llamaba Gerónimo Solané, se cree que nació en Chile, aunque hay pocos datos de su vida. Cientos de personas llegaban en carretas, con carros y toldos y acampaban frente a la estancia donde se alojaba. La casa pertenecía a Ramón Gómez, cuñado del juez de paz de la ciudad, quien había oído de sus «dotes curativas» y pensó que Solané podría aliviar los dolores de cabeza de su esposa. Los archivos describen a Tata Dios como un hombre de unos 40 años, moreno, de cara simpática, pensativo y de poco hablar. Se sabe también que era analfabeto. Había estado preso en Azul por ejercicio ilegal de la medicina. En Tandil vivía con lo justo, en dos habitaciones con nada de lujo ni decoración, apenas una imagen de porcelana de la virgen María. Tata Dios fue señalado como el instigador de la masacre. Los extranjeros que vivían en el pueblo se convirtieron así en el principal blanco del grupo de criminales presuntamente adoctrinado por Tata Dios. El propio Solané había anticipado, basándose en su «don de adivino», que el 1° de enero correría sangre. Al parecer, Solané no padecía una alteración psiquiátrica. Era un psicópata, que utilizó intensamente el guion religioso y el discurso nacionalista xenófobo captando lo que la gente necesitaba oír. Cuando la gente del pueblo se enteró de los asesinatos, los vecinos se organizaron con las milicias y salieron a perseguir a los forajidos".

nielsen.jpg
Bernardo Nielsen.

Bernardo Nielsen.

Los Merani Nielsen llegaron al Valle desde Tandil con el ferrocarril en 1951 con una de sus hijas Graciela Mabel, con meses de nacida, la mayor de las Coloradas. Alicia Cristina nació en 1953 y Nora Mirian en 1956 en Neuquén. Estos últimos nacimientos se produjeron en la misma casa con asistencia de la famosa partera Espósito.

El matrimonio recién llegado vivió en Villa María alquilándole a los Carol; en 1953 se mudaron a la calle San Martín y Bouquet Roldan, de allí nuevamente se mudaron unos pasos a San Martin 760 alquilado la vivienda a don Celestino Fernández y de allí en el año 1956 se mudaron definitivamente a San Martin e Irigoyen, en la colonia de los ferroviarios justo frente a la Farmacia del Pueblo.

En 1971, bajo presión, debieron dejar la colonia de ferroviarios y accedieron a un departamento en el monoblock provincial de Avenida Argentina e Islas Malvinas, donde Ida vivió hasta su fallecimiento. Juan Bernardo era guarda del ferrocarril y su hija Alicia siempre recuerda como viajaba en el furgón de cola acompañando a su padre hasta Challacó o Villa Regina, que eran viajes cortos. También evoca cuando jugaban libremente detrás de la casa de la colonia que daba a la mesa giratoria donde se cambiaba el sentido de la máquina del tren. "Allí nos colgábamos, o tirábamos piedra a los sapos. Los chicos del barrio nos reuníamos y jugábamos en la vereda hasta entrada la noche", recordó.

nielsen-3.jpg
Casamiento Ida y Bernardo.

Casamiento Ida y Bernardo.

Los carnavales a pura agua y corridas divertían a las familias completas. En 1965 falleció Juan Bernardo, motivo que llevó a Ida a buscar trabajo para mantener el resto de la familia, incluida su madre Ema Laguier de Merani, y gracias a la ayuda de Celestino Sagaseta (ferroviario y diputado) consiguió ingresar a la Dirección Provincial de Turismo de Neuquén, donde trabajó hasta su jubilación Julio del 1992.

En ese lugar, sus ex compañeros aún la recuerdan con mucho cariño por su tenacidad y don de “buena gente”. Su descendencia fue prolífica y la hizo feliz: su hija Mabel se casó con Jesús Pelusa Ávila: tuvieron a Silvina y Mariano, (que a su vez tuvieron a Matías y Jeremías). Alicia se casó con Daniel Abadie y tuvieron a Fernanda, Cecilia y Ernesto (que les dieron cinco nietos: Lola, Ignacio, Emiliano, Ámbar e Indiana). Nora se casó con Osvaldo Miró y tuvieron a Luciano y Germán, y dos nietos, Juana e Ignacio.

Historias ferroviarias de lucha y sacrificio, hechas de los mismos “materiales irrompibles “con los que se fabrican las vías del tren.

nielsen-4.jpg
Ida Merani e hijas.

Ida Merani e hijas.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

11.363636363636% Me interesa
77.272727272727% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
11.363636363636% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario