Forno, entre la fuga y los hijos

Forno hoy sale en libertad y sus víctimas temen que se fugue. El 14 de febrero leerán la sentencia.

La liberación de José “Chiqui” Forno pone en alerta a todo el Valle. El ex empleado judicial de Cipolletti es considerado uno de los delincuentes más pesados en la historia de la región.

Forno hoy caminará junto a sus cuatro hijos por las calles y plazas de Cipolletti junto al resto de los vecinos.

Te puede interesar...

El hombre, a quien se lo sindica de ser el líder de la megabanda que cometió 19 robos entre violentas entraderas y boquetes, sigue siendo inocente para la Justicia. Para la sociedad, por su prontuario y las escuchas que se develaron en el juicio, es culpable.

Esa brecha entre la definición judicial y el clamor social se podrá acercar o distanciar aún más el próximo 14 de febrero, cuando se lea la sentencia de los jueces.

Las sospechas de su presunta fuga están latentes en la piel de cada una de sus víctimas, pero los que más saben sobre criminales aseguran que si bien el Chiqui tiene dinero como para escaparse y andar rodando de una provincia a otra, no lo va a hacer porque tiene que mantener a sus hijos. “Estando preso, todavía puede seguir viendo a sus hijos, a los cuales seguro les deja el dinero de sus robos. Si se fuga, va a tener que malgastar la plata en favores para que lo oculten y a riesgo de que lo delaten”, confió una fuente a LMN.

Lo cierto es que Forno sale en libertad porque se agotó el plazo que establece del código para permanecer con prisión preventiva. Se caía de maduro que en algún momento iba a recuperar la libertad porque incluso siendo condenado hay que esperar que se resuelvan todas las etapas de apelación, incluida la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Ahora se espera que a mediados de año comience a cumplir los seis años de pena por defraudación al Estado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído