Francisco pidió perdón por todo tipo de abusos en el seno de la Iglesia

"Pedimos perdón por el tiempo que pasó sin que se mostrara compasión con los supervivientes", manifestó el papa durante una misa en Dublín.

El papa Francisco volvió a pedir perdón hoy por todo tipo de abuso de poder por parte de miembros de la Iglesia católica y todas sus instituciones.

"Pedimos perdón por el tiempo que pasó sin que se mostrara compasión con los supervivientes [de abusos sexuales]", dijo el papa durante una misa oficiada ante unas 500.000 personas en Dublín.

"Pedimos perdón para las personas responsables en el seno de la jerarquía eclesial que no presentaron cargos contra este tipo de abuso", afirmó el jefe de la Iglesia católica.

Poco antes de comenzar la misa, el arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, había reconocido que "hay personas que han sido heridas en la profundidad de su ser por clérigos" y que "su fe ha sido puesta a prueba".

"Hoy nos reunimos alrededor de (...) la cruz con la esperanza de que haya una primavera para la Iglesia irlandesa", dijo Martin. "Nuestras miradas buscan un sol primaveral que no quiera encubrir la crudeza de días oscuros", señaló el arzobispo irlandés.

Un exnuncio acusó a Francisco de haber encubierto los abusos de un cardenal

El arzobispo Carlo Maria Vigano, exembajador del Vaticano en Estados Unidos, acusó el sábado en una carta al papa Francisco de haber anulado las sanciones contra el cardenal estadounidense Theodore McCarrick, pese a las acusaciones de "comportamiento gravemente inmoral" contra él.

"El Vaticano no tiene ningún comentario por el momento", indicó el domingo por la mañana una portavoz del Vaticano desde Roma, contactadas por los periodistas a bordo del avión del papa Francisco que se dirigía a la ciudad de Knock, en Irlanda.

"La corrupción alcanzó la cima de jerarquía de la Iglesia", afirma en su carta Vigano, y pide incluso la dimisión del papa Francisco.

La carta de 11 páginas fue publicada de manera simultánea el sábado en varias publicaciones católicas estadounidenses de tendencia tradicionalista o ultraconservadora, así como por un diario italiano de derecha.

Esta se ha hecho pública en el segundo día de una corta visita del papa a Irlanda, donde la cuestión de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia en todo el mundo ocupa especialmente la esfera mediática.

Vigiano, de 77 años, que fue nuncio en Washington entre 2011 y 2016, afirma que Benedicto XVI había impuesto sanciones canónicas contra el cardenal McCarrick a finales de los años 2000. El prelado debía dejar el seminario donde vivía, evitar cualquier contacto con el público y vivir una vida de penitencia.

La decisión de esta retirada de la vida pública se tomó varios años después de los informes de dos exembajadores del Vaticano en Washington, actualmente fallecidos, que hablaban de su "comportamiento gravemente inmoral con seminaristas y curas".

Vigano dijo que, cuando llegó como embajador a Washington, escribió en 2006 una primera nota sobre McCarrick a su superior en Roma, donde sugería incluso "un tratamiento médico" contra él.

El arzobispo Vigano cuenta que el actual papa Francisco le preguntó, poco después de asumir el cargo, en junio de 2013, sobre la personalidad de McCarrick.

Según él, el papa argentino habría preferido ignorar sus advertencias y había anulado de hecho las sanciones de su predecesor.

En su dura carta, el exnuncio apostólico jubilado en la actualidad, acusa igualmente, dando los nombres, a un gran número de altos prelados de la Curia romana, entre ellos el número dos Pietro Parolin, de un silencio cómplice sobre los comportamientos de McCarrick.

El papa Francisco aceptó finalmente en julio la dimisión del colegio de cardinales del estadounidense Theodor McCarrick, de 88 años, arzobispo emérito de Washington.

LEÉ MÁS

Francisco reconoció el fracaso para afrontar los abusos dentro de la Iglesia

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído