Fue al hospital por cálculos renales y terminó amputada

Una infección derivada de la operación de riñones la dejó sin manos ni pies.

Lima
El caso de Shirley Meléndez ha conmocionado a Perú. Esta empleada administrativa de 25 años, que en sus ratos libres se ganaba un dinero extra animando fiestas infantiles, ingresó a principios de año en un hospital de Lima para tratarse unos cálculos renales y terminó con las manos y los pies amputados.

“Si hubieran actuado de manera correcta, no estaría así ahora”, dijo la joven. Ella conversa haciendo pausas de vez en cuando para aclarar su voz. Todavía está bastante afectada por la traqueotomía que le tuvieron que hacer en su última operación.

Meléndez cuenta que ingresó a mediados de enero al hospital Guillermo Almenara, uno de los más importantes de la capital peruana, para que le extrajeran el cálculo que tenía en el riñón izquierdo. Luego de un mes, volvió para que le retiraran el otro cálculo del riñón derecho, pero no se lo sacaron completo y le programaron una nueva operación.

Entonces, su médico se tomó vacaciones, por lo que la operación estuvo a cargo de otro especialista que le aseguró que dejó su “riñón limpio” y le dio el alta. Sin embargo, siguió sintiéndose mal.

Nuevamente acudió al hospital y un nuevo doctor le sugirió colocar un catéter para aliviarla. Ella aceptó, pero el procedimiento no se realizó en una sala de operaciones sino de manera ambulatoria. Al cabo de un rato, colapsó y despertó horas después en medio del ajetreo de los médicos haciendo lo posible por reanimarla.

A Meléndez le indujeron al coma y así estuvo por días. Tenía una infección generalizada y sus padres, que viven en Amazonas, región del noreste del Perú, fueron llamados de urgencia porque se temía un mal desenlace.

Shirley aseguró que cuando despertó la fiebre no bajaba y, sin hacerle mayores comentarios, los médicos le vendaron las manos y los pies. Después de días (fines de marzo) informaron a sus padres que las vendas eran porque sus extremidades estaban necrosadas y tenían que amputarlas. La había atacado una bacteria y ella y sus familiares creen que fue por el catéter que se le colocó. “Yo quiero que se haga justicia y exijo una investigación transparente. Espero que esto siente un precedente en Perú. No todos salimos vivos de negligencias médicas como éstas ni tenemos todos los medios probatorios para sacarlas a la luz”, dijo.

¿Cumplirá?
La prepaga dice que se hará cargo

Desde el seguro social que tiene Shirley Meléndez salieron al cruce y dijeron que se harán cargo del tema. Virginia Baffigo, presidenta de EsSalud, como se le conoce en el Perú al seguro social, afirmó que apoyará a Shirley y a su familia y que su departamento pondrá todo su “esfuerzo para su recuperación”. Además, dijo que se está investigando en profundidad este caso y que serán “expeditivos y enérgicos en ejecutar las sanciones que emanen” de las indagaciones”. EsSalud aseguró también que facilitará la compra de prótesis y que desembolsará los recursos para el tratamiento que requiere la joven. De todos modos, el temor de Shirley es que las promesas no se cumplan. “Con todo lo que he pasado, voy a ser activa en la defensa de los derechos de las personas discapacitadas y en que se cumplan los compromisos asumidos”, dijo. Su caso ha sido tan resonado en Perú que hasta el mismísimo presidente de la Nación, Pedro Pablo Kuczynski, se pronunció en su cuenta oficial de Facebook: “Quiero expresar mi absoluta indignación por lo que le ha pasado a Shirley Meléndez”, dijo el presidente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído