Gaby Arias, de héroe a villano

En pocos meses, el neuquino Gabriel Arias conoció las dos caras del fútbol: la más linda y reconfortante, y la más cruel y dolorosa. A fines de marzo se consagró campeón del fútbol argentino con un grande como Racing, siendo uno de los héroes de la consagración. Sin dudas, de los mejores arqueros que tuvo la pasada Superliga, a la par de Andrada y Armani. Llegaron, entonces, los elogios y el reconocimiento general, el cariño de los hinchas de la Academia, los reportajes...

Eso le valió su participación en la Copa América con Chile (se nacionalizó por sus abuelos). Pero en el pico más alto de su trayectoria, las cosas no le salieron como pretendía. De repente, ese momento de ensueño se convirtió en una gran pesadilla. Dos correctos partidos (el debut ante Japón y el de cuartos ante Colombia), otro con altibajos (ante Ecuador) y el de la desgracia futbolística, el de la jugada desafortunada ante Perú en semis, cuando salió innecesariamente lejos del arco y facilitó el segundo tanto del equipo de Ricardo Gareca.

Te puede interesar...

De alcanzar la gloria y los elogios con Racing, a la pesadilla que vive en Chile tras su error y las críticas feroces.

Ya antes de ese encuentro había expresado públicamente que lo afectaban las críticas en redes sociales, sobre todo porque sufría su familia. La vara es muy alta pues reemplaza a Bravo, un histórico de la Roja e ídolo de los aficionados trasandinos. Esos que en las últimas horas despedazaron al neuquino, obligándolo incluso a cerrar su cuenta de Instagram. La prensa chilena tampoco le perdonó el error y hasta el gobierno de ese país ayer se ofreció a ponerle seguridad privada a él y su familia ante las amenazas... Igualmente, hoy sería titular ante la Argentina. El del fútbol es un camino con más espinas que rosas. Arias, que pasó de héroe a villano, lo sabe.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído