Harán un monumento del Che en Piedra del Águila

En 1952, el líder revolucionario pasó unas horas en la ciudad cuando viajaba en moto por Latinoamérica.

Por Pablo Montanaro - montanarop@lmneuquen.com.ar

Las pocas horas en que aquel joven estudiante de medicina de 23 años -al que después se lo conoció mundialmente con el apodo del Che- permaneció en una humilde casa de adobe en la localidad de Piedra del Águila, fueron suficientes para que más de seis décadas después se proyecte la instalación de un monumento que recuerde ese fugaz paso de una de las figuras más emblemáticas de la historia del siglo XX.

El 14 de marzo pasado, el Concejo Deliberante aprobó el proyecto presentado por el ex concejal y vecino de Piedra del Águila, Luis Cides, para la instalación de un memorial de la figura del líder de la Revolución Cubana, precisamente en la base del monumento al águila. “Este monumento le daría un atractivo turístico más a la ciudad”, comentó a LM Neuquén el impulsor de la iniciativa, quien se desempeñó como concejal en el período 1995-1999 y que hace 35 años reside en la localidad. Aclaró que su propuesta no tiene ningún interés político ni ideológico. “Creo que el Che Guevara es un personaje emblemático de la historia mundial, independientemente de sus ideas”, dijo.

Te puede interesar...

Cides comentó que se contactaron con el escultor Aldo Beroiza, autor de numerosos monumentos en la provincia, como el de Jaime de Nevares en Cutral Co.

En el verano de 1952, Ernesto Guevara viajaba junto con su amigo Alberto Granado a bordo de La Poderosa, una moto Norton 500. Habían salido de Córdoba, donde debajo de un parral soñaron juntos atravesar Latinoamérica y llegar hasta Estados Unidos.

El camino de tierra y los fuertes vientos afectaron a La Poderosa y por eso tuvieron que detenerse en Piedra del Águila, por entonces dominada por la estepa.

Homenaje-al-che-Guevara-página-14.jpg

“A la luz del día pudimos ver que el famoso ruido era provocado por la ruptura del cuadro en la parte delantera. El problema era arreglar como se pudiera y llegar a un centro poblado donde pudiéramos soldar el caño roto. Nuestros amigos los alambres se encargaron de sacarnos provisoriamente del paso.

Arreglamos todas las cosas y salimos sin saber bien a cuánto estábamos del centro poblado más próximo”, escribió Guevara en el diario que recién se dio a conocer en 1992 y posteriormente se publicó en libro bajo el título Notas de viaje.

El joven cuenta que ese 29 de enero caminaron 20 kilómetros hasta Piedra del Águila, donde encontraron el único taller mecánico del pueblo para arreglar el desperfecto. Como era tarde, el mecánico les ofreció pasar la noche en su casa ubicada en Primeros Pobladores y David Zapata, antes de seguir camino rumbo a San Martín de los Andes.

El taller mecánico aún conserva su original construcción de adobe y piedra, y hace unos años fue declarado sitio histórico y está señalizado para referencia de los turistas que visitan la zona.

La presencia en estas tierras patagónicas del joven nacido en Rosario en 1928 siempre fue recordada por Raúl Etcheleiner, uno de los pocos testigos del momento.

“Eran dos simples personas que pasaban por aquí”, dijo el hombre en una entrevista que le hizo este diario antes de su muerte en 2014.

Jamás este hombre se imaginó que ese muchacho que llegó caminando buscando un taller mecánico para reparar su Poderosa y, de esta manera, continuar con aquella aventura que retrató Walter Salles en su película Diarios de motocicleta, se uniría años después a Fidel Castro para construir una de las revoluciones más importantes de la historia de América Latina.

Recuadro-Che-Guevara-página-14.jpg

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído