"Hay que llamarlos por lo que son: asesinos al volante"

Lo afirmó Viviam Perrone, una de las fundadoras de Madres del Dolor.

Agustina Benatti

policiales@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- La lucha de Viviam Perrone empezó hace 16 años cuando su hijo, Kevin Sedano, murió luego de ser atropellado en el Gran Buenos Aires. Desde ese momento fundó junto con otras mujeres, familiares de víctimas, la ONG Madres del Dolor y dedica su vida a luchar contra la impunidad.

Hace unas semanas, Perrone vino a la capital neuquina con la intención de acompañar a familiares de víctimas que encabezaron una marcha contra la impunidad en nuestra provincia.

Te puede interesar...

“Si la muerte puede llegar a tener algo positivo es esto: estar al lado de otros familiares y decirles que aunque al principio no se entiende el porqué, hay que ver qué hacer con tanto dolor, porque si no el dolor te destruye”, explicó Viviam en una entrevista a LM Neuquén durante su visita.

Uno de los motivos que impulsó la marcha y que llegó hasta Perrone fue el reciente fallo que condenó a tres años de prisión en suspenso a Marcelo Insulza por atropellar y matar a Edgardo Oñate en mayo de 2017. Al respecto, la mujer recordó que tras la muerte de su hijo se inició una larga puja judicial para que conducir alcoholizado sea tomado como un agravante.

“El conducir implica una gran responsabilidad, y quien no quiera tenerla que no maneje. Sería muy bueno que los jueces de Neuquén también lo comprendan y no den el mínimo de la pena. El exceso de velocidad, pasar un semáforo en rojo, conducir alcoholizado son todos agravantes”, sostuvo.

Asociación Madres del Dolor

“Hay muchas provincias que están aplicando el homicidio simple con dolo eventual. Entonces uno dice ¿depende del juez que toque? Y sí, lamentablemente depende de qué leyes aplican los jueces, y no debería ser así”, apuntó Perrone sobre la arbitrariedad a la que se enfrentan los familiares de víctimas en siniestros viales.

“Hay que llamar las cosas por su nombre: son asesinos, mataron al volante. Hay accidentes, puede pasar, pero en estos casos no lo son”, afirmó.

Perrone hizo de la educación vial su bandera luego de que Eduardo Sukiassian atropellara en 2002 a su hijo Kevin de apenas 14 años. Desde ese momento, se enfrentó a las trabas del sistema judicial que en 2007 condenó al asesino de su hijo a tres años de prisión efectiva, pero sólo cumplió dos meses en el penal de Ituzaingó.

“Fue difícil, pero creo que todo lo que hago me sirve de psicología. Siento que en nombre de Kevin y en homenaje a él hice algo positivo”, confió y agregó: “Kevin estudiaba en el mismo colegio donde yo era profesora. Vi a sus amigos recibirse e irse de viaje de egresados, todo lo que él no pudo hacer”.

Todo depende del bolillero de qué juez te toca. Siempre se fijan en quién comete el hecho, no en las víctimas”, dijo Viviam Perrone, mamá de Kevin Sedano

45 las muertes por siniestros viales en Neuquén en 2018

Según estadísticas propias de LM Neuquén, la cifra supera un 55% a las víctimas registradas en el primer semestre de 2017. La imprudencia sigue siendo la principal causa de las muertes.

Condenados por chocar y matar

Neuquén

En 2008, Franco Castro (16) y Belén Araya (19) fueron atropellados por Juan Hermosilla Soto en estado de ebriedad. Fue condenado a cinco años de prisión por doble homicidio culposo.

Junín de los Andes

Las soldados Karina Catalán (25) y Rosa Tatiana Millapi (23) fueron embestidas por una EcoSport en 2016, que era conducida por Luciano Luchino, hijo de un juez. Le dieron una probation.

Rincón de los Sauces

El pasado 28 de abril, un adolescente de 16 años le sacó la camioneta a su mamá y atropelló a tres albañiles. Uno de ellos murió en el acto y otro sufrió heridas graves. Fue acusado.

LEÉ MÁS

Juzgan al petrolero que chocó, mató y se dio a la fuga

Podrá pasar 9 años en la cárcel uno de los jóvenes que robó un auto y mató a un conductor en la Ruta 151

Otro borracho al volante que atropelló y quedó libre

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído