El clima en Neuquén

icon
Temp
99% Hum
La Mañana hija

Intento de abuso: "Mi hija está asustada, no han hecho nada"

La mamá de la adolescente que fue interceptada por un joven alcoholizado e intentó abusar de ella descargó su bronca ante la falta de acciones de la Justicia.

A cuatro días del intento de abuso de una adolescente en barrio Nuevo, su mamá resaltó que no han hecho nada y que el hombre sigue suelto. "Le pusieron una perimetral hacia mi casa, pero quién nos garantiza de que no nos va a agarrar de nuevo. Cuando toma se pone muy loco, no tiene respeto por nada ni por nadie", sostuvo Susana y agregó que a su hija aún nadie la entrevistó ni revisó, cuando le dijeron que iban a hacerlo.

La falta de respuestas de Susana la hizo acudir a los medios para visibilizar lo que están viviendo. "Mi hija está re angustiada, duerme re mal, llora. Estoy viendo de conseguir un psicólogo para ella y yo hago lo humanamente posible para estar en pie por ella", confió la mujer en una entrevista a LM Neuquén y recordó cómo sucedieron los hechos la tarde del jueves.

Te puede interesar...

Ese día, habían quedado en que su hija la pasaba a buscar por su trabajo. Fue en ese momento en que fue interceptada por este joven, de 27 años que estaba bajo los efectos del alcohol, quien se le abalanzó encima. "Previo a salir de la casa, me había llamando para decirme que lo escuchaba gritar, pero le dije que no le haga caso, que seguro estaba tomado, pero jamás imaginé que pasaría esto", confió la mujer y agregó que tanto ella como otros vecinos lo ayudaban en el barrio.

"La agarró a mi hija, ella se saltó, pero la corrió hasta la Intendente Carro. La volvió a agarrar y ella se volvió a zafar y se vino para mi trabajo. Llegó llorando. Cuando pudo contarle, me dijo 'mamá me besuqueó, me manoseó toda', por lo que enseguida me retiré de mi trabajo y vine para el barrio", recordó la mujer. Cuando estaban llegando, vio que había un patrullero y los efectivos tenían contra la pared a esta persona, por lo que se acercó a un policía y le contó lo que había sucedido.

Fue ahí cuando lo detuvieron y llevaron a la comisaría. Ella radicó la denuncia, pero la furia de los vecinos se desató cuando por la noche lo liberaron. Las personas se convocaron en la vía pública frente al domicilio del presunto agresor con el objetivo de echarlo del barrio y quemar su vivienda, por lo que la Policía debió intervenir para custodiar la vivienda.

intento de abuso barrio nuevo

El denunciado se fue del barrio, aunque al día siguiente ya andaba deambulando de nuevo. Susana contó que una vecina lo vio el viernes a la tarde y otros el domingo a la tarde. "No han hecho nada. No tengo una custodia. El vago sigue acá en el barrio", sentenció y resaltó que cuando ese jueves a la noche cuando los vecinos intentaron lincharlo, el denunciado les decía “que cuidaran a sus hijos, porque los iba a violar, incluso también se los dijo a los policías que lo llevaron".

Es que, la denuncia motivó la inmediata imposición de una restricción de acercamiento de 200 metros hacia la vivienda de la víctima y contacto mientras se investiga el hecho, medidas que dispuso la Fiscalía de Delitos Sexuales. En la causa se tiene una copia del registro de una cámara de seguridad de un comercio ubicado a pocos de donde sucedió el hecho, pero cuyo contenido no se difunde para proteger a la víctima.

"Cuando denuncié, me dijeron que iban a llamar de fiscalía para avisar si lo soltaban, pero nunca me llamaron. Tampoco me mandaron una psicóloga", contó la mujer. Por otro lado, indicó que el viernes tenían un móvil de la Comisaría Segunda que estaba "por seguridad de ellos" como le informó uno de los efectivos, pero que estuvo unas horas y se fue.

El miedo de la madre es aún mayor luego de que se enterara que en Villa Regina "había estado preso porque había violado a una nena de 6 o 7 años, además mi nena tiene una conocida en el Villa Florencia que también se le había tirado encima". Estos antecedentes la hacen temer por la seguridad de sus hijos. Tiene 2 nenas de 16 y 12 años y un nene de 6.

Consultada sobre si se habían enterado de algún hecho similar en el barrio confió que es la primera vez que pasa. Sí aseguró que cuando estaba alcoholizado se ponía violento. "Ese mismo día había amenazado a las chicas de una panadería con un serrucho, pero es un tipo normal, no enfermo que cuando toma no respeta a nadie. Rompía vidrios, pateaba portones, tiraba piedras y hemos llamado a la policía muchas veces por esas situaciones", detalló Susana.

"Pido que no vuelva más al barrio porque si ya tiene una causa en Regina, no entiendo. Supuestamente si no hay hecho, no es delito, pero que hay que esperar que te abusen o te maten", expresó indignada la mujer.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario