El clima en Neuquén

icon
22° Temp
23% Hum
LMNeuquen Japón

Japón: empresas ofrecen "desaparecer" y empezar una segunda vida

Cada año hay miles de personas que deciden dejar atrás hogares, trabajos y familia para empezar una segunda vida en otro lugar.

Año tras año en todo el mundo se produce un fenómeno que pasa inadvertido para muchos y no figura en ninguna estadística oficial. Hay personas que toman la drástica decisión de desaparecer sin dejar rastro, abandonando hogares, trabajos y familias para comenzar una segunda vida. Este comportamiento no es un patrón que tenga una explicación lógica sino que obedece a una elección libre y pensada.

Japón es una nación milenaria que tiene términos para prácticamente todo tipo de acciones que realicen las personas, incluso hasta los comportamientos más extraños, como el hecho de desaparecer: en la cultura nipona se los llama jouhatsu.

Te puede interesar...

El término significa "evaporación", pero también involucra a personas que desaparecen por otros motivos, como deudas o matrimonios, y ocultan su paradero, a veces durante años, incluso décadas.

En cualquiera de los casos, en Japón hay empresas que se dedican a ayudar a estas personas a desaparecer sin dejar rastros y denominan al servicio que ofrecen como "mudanzas nocturnas". Estas empresas se encargan de que el cliente desaparezca en forma discreta de su vida cotidiana y les ofrecen un nuevo hogar en ubicaciones desconocidas.

Sho Hatori fundó la empresa "mudanzas nocturnas" en la década de los 90´cuando estalló la crisis económica en Japón y explica las causas por las que una persona llega a su firma a solicitar sus servicios. "Normalmente, los motivos de las mudanzas suelen ser positivos, como entrar a la universidad, conseguir un nuevo trabajo o un matrimonio. Pero también hay mudanzas tristes, cuando la razón es haber dejado la universidad, perder un trabajo o cuando lo que quieres es escapar de un acosador".

Hatori relata que en los inicios de su empresa las personas recurrían a el para huir de la ruina financiera y la perdida de honor frente a sus familiares, pero pronto descubrió que también había otras razones .

El sociólogo Hiroki Nakamori ha estado investigando el fenómeno de los jouhatsu durante más de una década y explica que el termino comenzó a usarse en los años 60 para describir a las personas que decidían desaparecer. "En Japón es más sencillo esfumarse" que en otros países, dice Nakamori.

japon-2.jpg

"Desaparecer" y empezar una nueva vida en otro lado es una costumbre en Japón.

¿Cómo siguen su vida las personas que desaparecen?

Los jouhatsu pueden realizar todo tipo de operaciones comerciales, como retirar dinero de los cajeros automáticos sin ser descubiertas, y los miembros de la familia no pueden acceder a videos de seguridad que podrían haber grabado a su ser querido mientras escapaba.

La Policía no intervendrá a menos que exista otra razón, como un crimen o un accidente. En estos casos lo único que puede hacer una familiar que intenta buscar a un desaparecido es pagar mucho a un detective privado. O simplemente esperar. Eso es todo.

Sin embargo, a aquellos que tomaron la decisión de comenzar una segunda vida les resulta difícil seguir adelante cargando con la tristeza y el arrepentimiento de no haber podido despedirse de sus seres queridos.

"Tengo la sensación constante de que hice algo mal", dice Sugimoto, un empresario que dejó a su esposa e hijos en una pequeña ciudad. Sugimoto vive escondido en una zona residencial de Tokio.

La empresa de "mudanzas nocturnas" que lo aloja está dirigida por una mujer llamada Saita, quien prefiere no confesar su apellido por mantener el anonimato. Ella misma es una jouhatsu que desapareció hace 17 años. Huyó de una relación físicamente abusiva, y dice: "En cierto modo, soy una persona desaparecida, incluso ahora".

Saita explica que en su negocio tiene todo tiempo de clientes: "Hay personas que huyen de la violencia doméstica grave y otras que lo hacen por ego o interés propio. Yo no juzgo. Nunca digo: su caso no es lo suficientemente serio. Todo el mundo tiene sus luchas".

Pero a pesar de que logró desaparecer y estar viviendo una nueva realidad, eso no significa que los rastros de su antigua vida no permanezcan. "Solo mi primer hijo sabe la verdad. Tiene 13 años", dice.

Fuente: BBC

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

60% Me interesa
20% Me gusta
20% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario