El clima en Neuquén

icon
Temp
65% Hum
La Mañana Las Ovejas

La "birra de Enrique": el hobby que se convirtió en emblema de Las Ovejas

Kawiñ nació en La Plata, pero desde 2013 se produce en el Norte neuquino. Todos la conocen por el nombre del dueño, que no solo hace la cerveza sino que vende.

Todos los bares de Las Ovejas y varios del Norte neuquino ofrecen la “birra de Enrique” como primera opción de bebidas. La marca quedó atrás de su fabricante, quien hizo de su hobby una bandera de la localidad donde vive.

Si bien Enrique Mayer nació en Chos Malal, a sus 19 años se fue a estudiar a La Plata Ingeniería Forestal. Entre materias y finales, encontró una pasión por crear su propia cerveza. Realizó cursos, aprendió y formó la sociedad de cerveceros en la capital de Provincia de Buenos Aires

Te puede interesar...

Tras especializarse en esta bebida, parió en 2009 la cerveza Kawiñ, un producto que lo produce hace 12 años y se mudó con él. “Me salió una propuesta laboral en la Planta industrial de Corfone y bueno, me vine”, aseguró desde su birrería en Las Ovejas, una casa alquilada a metros del centro de la localidad.

Las Ovejas norte Neuquino Cerveza Kawín

En 2013, se estableció con su familia en el Norte neuquino y lo que buscó, luego de encontrar la vivienda, es armar la cocina de su cerveza. Consiguió una casa antigua, con ladrillos a la vista y un poco deteriorada, que esconde su receta dentro de un barril de 300 litros.

Las Ovejas norte Neuquino Cerveza Kawín

Considera que tiene una fábrica chica, ya que al mes solo hace 600 litros y con tres variedades: APA, IPA y una roja. “En invierno intento hacer una porter o una stout”, agregó.

El crecimiento de la marca comenzó cuando se estableció en Las Ovejas, pero siempre al ritmo que él pudo. Continúa siendo el único empleado que tiene Kawiñ y se encarga de crear el productor, envasarlo y distribuirlo, y “será siempre así” hasta que deje de ser un hobby. “No quiero que pierda calidad y no me sirve que sea masivo”, aclaró.

Las Ovejas norte Neuquino Cerveza Kawín

Es que Enrique sale de su trabajo en relación de dependencia a las 16 y, entre los deberes de su hogar y la atención que le da a los hijos, le queda muy poco tiempo para hacer y vender su producto. Aseguró que nunca se exigió y siempre lo tomó como una forma de desconexión de la rutina.

-> La birra en pandemia

El nombre, Kawiñ, significa en mapuche “un encuentro para festejar” y quiere que su birra sea eso. Si bien las restricciones de la cuarentena lo hicieron un poco complicado, a Enrique le sirvió para probar nuevos sabores.

Las Ovejas norte Neuquino Cerveza Kawín

Intentó innovar en hacer con damasco y ciruela, y antes con Ñaco. Pero, al tener un solo equipo, no le conviene hacer los 300 litros de este tipo de cerveza que “por ahí no es tan consumible”. “Pero bueno, yo me divierto y pruebo. Y, sinceramente, me sirvió para testear cosas nuevas y la verdad que salieron ricas”, contó.

Sus principales clientes son los bares, que embotella en sifones de soda usados y distribuye por los comercios de Las Ovejas, pero también de Chos Malal y varios puntos. “Todo depende si algún conocido va para alguna localidad y me piden, les mando”, explicó.

Las Ovejas norte Neuquino Cerveza Kawín

Si bien cada fabricante tiene “su técnica” para crear la cerveza, Enrique tiene la propia. La base es el lúpulo, que es una flor de una planta trepadora, que es como un cogollo bastante resinoso que le da los sabores y los aromas a la cerveza. Lo compra peletizado y puede venir como el pelo de los animales o en flor que se lo echas en una parte de la cocción. Es lo que le pone el sabor amargo. “La tendencia es que se le ponga lúpulo al final, cosa de que no sea tan amarga, pero sí que se le sienta el sabor”, aseguró.

Las Ovejas norte Neuquino Cerveza Kawín

Lo primero que hace es cocinar el “mosto”, que son los granos triturados, en agua. Recircula todo eso, le quita los azúcares y pone todo en la olla de cocción. Le agrega los lúpulos y cocina una hora y pico al máximo. Después enfría, le hace un shock térmico que lo pasas de 100 grados a 16 grados para echar la levadura y es la que va a transformar en alcohol y dióxido de carbono.

Este proceso tarda siete días y luego se deja reposar en temperatura templada. “Y, de esta forma, ordenándome puedo sacar los 600 litros por mes”, contó.

Las Ovejas norte Neuquino Cerveza Kawín

Si bien sabe que tiene una trayectoria y por eso lo reconoce todo el Norte neuquino, aseguró que las nuevas cervecerías que están empezando en otras localidades vecinas “van muy bien”. De los cursos que dio, muchos fueron a estos emprendedores que hoy son su competencia. “Mientras más seamos, mejor será. Hay que tener variedad”, contó.

Tras vender la cerveza casi puerta a puerta de los bares, su nombre le ganó a la marca. Pero eso no le molesta, porque en ambos casos está asociado a la calidad del producto. En sus planes está hacer que su hobby se convierta en un bar. “Mi idea es quedarme a vivir en acá, en Las Ovejas, y hacer mi propio patio cervecero”, proyectó, tras asegurar que nunca negociará ceder Kawín a alguien. “Siempre estaré ahí porque entiendo que será una garantía de calidad”, concluyó.

Las Ovejas norte Neuquino Cerveza Kawín

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

2.5% Me interesa
86.25% Me gusta
0% Me da igual
8.75% Me aburre
2.5% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario