La ciencia descubrió la mejor forma para afianzar un recuerdo

La misma zona del cerebro que construye memoria con información nueva es la que la repite cuando se la evoca.

Una investigación de la Universidad de Sussex, "Afianzamiento de hechos complejos por medio de la reinstalación en la corteza cingulada posterior", publicada en el último número de la Revista de Neurociencia, exploraron un área del cerebro que se activa cuando se crea un recuerdo, y hallaron que también se activa cuando se lo repite.

La corteza cingulada posterior juega un papel capital en la creación de recuerdos permanentes. No sólo contribuye a recuperar detalles de un hecho, por ejemplo, sino que hace que un recuerdo se integre al conocimiento y la comprensión de una persona, por lo cual el dato se vuelve resistente al olvido.

"Existe una teoría según la cual los recuerdos se mantienen (en lugar de ser olvidados) porque se los reactiva repetidamente", explicó a Infobae el investigador de la Escuela de Psicología de la Universidad de Sussex, Chris Bird, autor principal del trabajo. "Es probable que los recuerdos se guarden en el cerebro mediante los bits de información que conforman el recuerdo, que se mantienen unidos. Reactivar un recuerdo fortalece esos vínculos y hace menos probable el olvido de esa memoria."

Sin embargo, advirtió, "sólo tenemos prueba limitada de que esto es lo que realmente sucede en el cerebro, y no sabemos cuáles áreas del cerebro están involucradas".


Cómo se afianza la memoria

Para realizar el estudio se mostró a los participantes 26 videos cortos (de unos 40 segundos) de YouTube. Todos contaban una historia: por ejemplo, "Vecinos desagradables", mostraba a dos hombres que se hacían bromas pesadas. Luego de 20 de los 26 videos las personas contaron con unos 40 segundos para repetir —bien dentro de sus cabezas, mientras les hacían una resonancia magnética, o bien en voz alta— los detalles de la narración que habían visto. Los otros seis videos se mostraron sin ese tiempo o esa consigna.

A las dos semanas, los participantes podían recordar muchos detalles de los videos cuya historia se habían repetido, mientras que de los seis restantes se habían olvidado por completo.

Las resonancias magnéticas revelaron que la corteza cingulada posterior se asociaba a los beneficios de la repetición: según el grado de parecido entre la actividad cerebral en el momento de ver el video y en el momento de repetir la trama, se podía anticipar cuánto se recordaría de los videos una semana después.

Fuente: Infobae

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído