El clima en Neuquén

icon
Temp
76% Hum
La Mañana Copacabana

La ciudad danzaba al compás de la Copacabana Jazz band

Los hermanos Osvaldo y Beto animaron la década del '40 con su música.

Evocamos a la mítica Copacabana Jazz band, agrupación pionera en ofrendar a la ciudad ritmos sincopados. Sus integrantes contaban con experiencia como grupo: provenientes de las bandas de la Policía y Militar, habían conformado la Típica Los Indios para luego salir a escena como La Indian Serenaders, con el recordado Goyito Martínez en voz. Esos fueron los cimientos de la Orquesta de Jazz Copacabana, considerada la primera agrupación de música sincopada del Neuquén.

Dos de sus integrantes fueron Osvaldo y Beto Giuffrida, hijos de inmigrantes italianos y recordados vecinos de la calle Mendoza. Ambos fueron asiduos músicos de los multitudinarios bailes del Club Pacífico, institución decana del deporte neuquino, además célebre por sus tertulias allá por la década del ‘40, a la sazón perteneciente al vecindario.

Te puede interesar...

Don Leopoldo Domínguez, cuñado de Osvaldo y Beto, casado con Dorita, también tocaba en La Típica en distintas festividades, sobre todo en verano, cuando los bailes de carnaval hacían furor en el Alto Valle. Beto también había participado de Los Universales, otra recordada orquesta de los tiempos del Neuquén de ayer.

Copacabana-Jazz-band6.jpg
La Copacabana Jazz Band.

La Copacabana Jazz Band.

Don Sebastián Giuffrida, italiano de Sicilia, llegó a estas tierras en tren. Según relató Dora, la menor de sus hijas, lo único que don Sebastián podía ver de la ciudad era la Cárcel y el cementerio. Corría el año 1923.

A los seis meses de haberse establecido, Don Sebastián mandó a buscar a su esposa, doña Francisca Conti de Giuffrida, y a sus hijas María Giuffrida, de tres años, y Ángela, de un año y medio; arribaron al país en la embarcación Conti Rosa. En la Argentina nacieron los demás hijos de la pareja: Rosa, Osvaldo, Alberto y Dorita.

Hermanos Giuffrida.

La Escuela N° 2

La cercanía de la calle Mendoza con el antiguo emplazamiento de la Escuela N° 2, en Avenida Argentina y Carlos H. Rodríguez, hizo que don Sebastián enviara a sus hijos allí a cursar la primaria.

La familia se agrandó

La hija mayor, María Giuffrida, se casó con Santos Paterniti, también italiano, y se mudaron a Plaza Huincul pues él trabajaba en la Destilería de YPF. Tuvieron cinco hijos.

Ángela, la segunda hija, se casó con Héctor Arzeno, un ferroviario proveniente de Bahía Blanca que trabajaba en el Galpón de Máquinas del ferrocarril y con quien tuvo tres hijas. Don Héctor halló una muerte anticipada: el galpón que guardaba la maquinaria se incendió, arrasándolo todo.

Copacabana-Jazz-band2.jpg
Dorita y esposo, con sus padres.

Dorita y esposo, con sus padres.

Osvaldo, que trabajaba en Vialidad Nacional, se casó con Delia Fernández y tuvieron tres hijos. Siempre amó la música. Rosa se casó con Adolfo Aravena, quien también trabajaba en la Destilería de YPF de Plaza Huincul. Tuvieron dos hijos. Alberto era peluquero; su peluquería estaba en calle Mendoza 24, la recordada Peluquería Beto. En la Copacabana Jazz band tocaba el acordeón: los ensayos se hacían sentir por toda la calle Mendoza y aledañas. Se casó con una española, Vicenta, y tuvieron dos hijos.

Dorita, la menor, se dedicó a la peluquería como su hermano Alberto, en la misma calle. Dorita, nuestra entrevistada, se casó con Leopoldo Domínguez, que trabajaba de Perito Mecánico en la División Tránsito del Puente Carretero. Tuvieron dos hijos. Leopoldo era el baterista de la Copacabana Jazz Band, sobrino de don Alberto Domínguez, el Presidente del Consejo Deliberante del Primer Gobierno de Neuquén provincial.

Su trabajo

El relato realizado por Dorita da cuenta de la intervención de su padre, don Sebastián Guiffrida, en la construcción de monumentos y casas del Neuquén de ayer, entre otras:

Trabajó en la construcción de la fuente ubicada en la Avenida Argentina, frente de donde hoy está emplazada la Casa Matriz del Banco de la Provincia del Neuquén; de acuerdo con el relato de Dorita, su papá trabajó con don Rufino Uzábal, un recordado vecino, Maestro Mayor de Obras.

La casa e imprenta de don Otto Max Neumann, en Alberdi y Diagonal 25 de mayo; don Otto fue un alemán radicado en Neuquén en la década de 1920. De su imprenta salieron numerosos e importantes documentos de los primeros años del siglo XX, como La Revista Policial y el periódico El Territorio, entre tantas.

Este relato -como todos los que hemos registrado- es acompañado por fotos, que ayudan a reconstruir el Neuquén de antaño; imágenes que, al encadenarlas, generan significado e integran una secuencia. Por ello se puede decir que las fotografías no solo son imágenes detenidas en el tiempo, sino que están abiertas a la imaginación, las creencias, los sentimientos de las personas que convivieron en el mismo tiempo y de sus descendientes, que se harán cargo del legado a través de los años.

Así termina otro relato de la historia valletana en el que se entrelaza lo social y laboral que unía a los pocos habitantes del Neuquén de la primera mitad del siglo XX, y que desde ese lugar y con sus saberes particulares, contribuyeron a construir Neuquén, nuestra maravillosa tierra.

Copacabana-Jazz-band.jpg
Sebastián Giuffrida

Sebastián Giuffrida

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario