La desidia de Vale está cerca

La empresa que acaba de provocar una catástrofe en Brasil, es dueña de una mina de potasio en el río Colorado.

La gigante brasileña de la minería Companhia Vale do Rio Doce es dueña de un yacimiento de potasio en la cuenca del río Colorado, que demarca los límites entre Mendoza y Neuquén. Vale saltó a las tapas de todo el mundo por provocar una catástrofe que le costó la vida a al menos 40 personas, mientras más de 300 permanecen desaparecidas en el estado brasileño de Minas Gerais.

Estalló un dique que contenía basura de la minería con agua. Arrasó con los poblados por donde pasó la corriente descontrolada. Ayer se suspendió la búsqueda de sobrevivientes por el inminente riesgo de estallido de otro embalse de deshechos tóxicos. Una tragedia causada por la avaricia de la compañía que cotiza en las bolsas de San Pablo, Nueva York, Buenos Aires, Berlín, Stuttgart, Frankfurt, París, Hong Kong y Madrid. El dique voló porque recibió más volumen del que podía contener.

Te puede interesar...

Hace una década, la minera Vale desembarcó a la vera del Colorado con un proyecto para la producción de potasio, en ese momento con alto valor y demanda en el mundo. Hubo protestas de ambientalistas, que advirtieron de la irresponsabilidad con la que actuaba la empresa, pero las ansias de sacar tajada de políticos y empresarios las taparon.

En Mendoza, los hombres de negocios descalificaban cualquier crítica. En Neuquén, se anotaban empresarios para participar de los negocios tercerizados de la minera. Y los sindicatos ligados a la minería aplaudían fuerte para tapar las objeciones. Vale construyó la infraestructura con casi cuatro mil trabajadores, muchos reclutados en el norte neuquino, pero se fue antes de empezar a producir porque dejó de cerrarle el negocio. Mantiene la propiedad del yacimiento a la espera de que vuelva a ser negocio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído