La dura niñez de Gastón Recondo: "Cipolletti me salvó la vida"

El periodista habló de su experiencia con una curandera umbanda y contó que gracias a que pasó un tiempo en el Alto Valle pudo salir adelante.

Gastón Recondo estuvo anoche como invitado en el programa Podemos Hablar. Además de protagonizar un intenso debate sobre la despenalización del aborto con Andy Kusnetzoff y el resto de los invitados, contó que formó parte de un secta umbanda.

"Mi mamá es una mujer que luchó toda la vida y que se rompió el alma trabajando. Yo tengo esta obsesión por el trabajo de verla a ella, para mi es un ángel", comenzó aclarando el periodista deportivo antes de abordar su historia.

"Lo que pasa es que no sé lo que a ella evidentemente se le disparó que yo era, no digo una pertenencia, pero algo parecido. Cuando la justicia decide darle la tenencia a mi papá, yo tenía 10 años recién cumplidos y ella en la desesperación pide ayuda y alguien le sugiere una curandera umbanda en Martín Coronado", recordó Recondo.

Agregó que el primer día que su madre tenía para estar con él, lo llevó a ver a la mujer. "Llegamos una calle de tierra y la hilera de gente daba vuelta la esquina. Mi mamá creía que esa curandera umbanda le iba a devolver la tenencia mía. Ella no me quería hacer daño", sostuvo.

"Eso duró más de un año. Es más, duró hasta que recuperó la tenencia porque mi papá decidió un día que yo volviera con mi mamá", relató el periodista deportivo. Añadió que la vivienda de su madre no tenía heladera ni horno. "Quedaban solo las dos camas, la mesa y las cuatro sillas. Había empeñado todo", dijo.

"Como no estaba para pasar el verano ahí, cuando terminé las clases mi mamá me manda con su familia a Cipolletti. Mi tío, mi tío abuelo, mi madrina, mis primos. Yo me quedé en Cipolletti dos meses que fueron maravillosos para mi, fueron sanadores", señaló para luego revelar que a la vuelta pasó por una iglesia católica y decidió anotarse para hacer la confirmación.

"Cuando llegué a mi casa, le dije a mi mamá 'me anoté en confirmación, no voy más a umbanda'. Y ella me lo respetó. Y yo digo que en algún punto Cipolletti me salvó la vida y que la Iglesia me salvó la vida", remarcó Recondo.

Embed

El recuerdo de su tío cipoleño y Guinzburg

En el célebre pasaje del baño de PH, donde los invitados se lavan las manos y confiesan con qué persona que ya no esté en este mundo le gustaría pasar una tarde, la elección de Recondo también tuvo relación con la localidad rionegrina.

"Yo voy a hacer trampa. Voy a nombrar a dos personas, pero se llaman igual", avisó. "Son mi tío Jorge y Guinzburg. ¿Viste que te hablé antes de Cipolletti? Mi tío de Cipolletti siempre fue una persona que siempre me enseñó a contener, a escuchar", expresó el periodista antes de traer a colación la memoria de Jorge Guinzburg.

"Todos los días yo aplico algo que aprendí en Mañanas Informales y eso me llena de emoción", lanzó entre lágrimas. "Yo llegaba muy temprano al programa, muy. Viajaba en tren, bondi y subte. Cuando llegaba al canal él (Jorge) ya estaba. Faltaba una hora y media para el programa y él estaba ahí. Este tipo era el productor general del programa, el conductor. Era todo. Jorge al entrar primero, ya sabía con que semblante nosotros llegábamos, qué problemas podíamos tener, que alegría nos había pasado y siempre embromando y exigiendo", explicó y aseguró que él tomó las actitudes de los dos Jorges como ejemplos a seguir.

Embed

LEÉ MÁS

El mensaje de los famosos de Cipo antes de la final

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído