El clima en Neuquén

icon
12° Temp
38% Hum
La Mañana huelga

La epopeya de las mujeres en el Choconazo

A 50 años de la histórica huelga. Organizaron las ollas populares y se enfrentaron a la Policía.

Embed

Por Pablo Montanaro - montanarop@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

"Nos dedicábamos a robar nafta de los autos de la Policía. Nos íbamos por los caminitos, donde la Policía no nos iba a ver, y les afanábamos nafta para las molotov. Pero no solo para las molotov. Por ahí salían compañeros con los autos y ya teníamos nafta para el surtido, porque a nosotros no nos vendían nada en El Chocón", contó Ana Ejea de Urrutia, una de las mujeres que tuvieron una importante actuación en el Choconazo, la histórica huelga obrera que se produjo entre diciembre de 1969 y marzo de 1970 en la obra de la represa, donde miles de trabajadores reclamaron mejores condiciones de vida y laborales.

Ejea formó parte de ese grupo de mujeres, en su mayoría hijas o esposas de los trabajadores de las empresas que estaban construyendo la represa hidroeléctrica, que se organizaron en el contexto de la huelga. "De este grupo, la que aparece como referente y que se transformó después de la huelga en una militante con reconocimiento nacional era Ana Ejea, esposa de uno de los trabajadores que era chofer de los camiones Terex", explicaron Emilse Kejner y Griselda Fanese, docentes del Departamento de Letras de la Universidad Nacional del Comahue, quienes en 2006 publicaron una investigación acerca de la actuación de las mujeres en el Choconazo.

Ejea, quien había vivido en Villa Regina, donde trabajó como embaladora y chofer de camiones, llegó a El Chocón junto a su esposo, Vicente Urrutia, a fines de los 60 para trabajar en la llamada "obra del siglo".

"Una epopeya de mujeres en una huelga de obreros", definieron las investigadoras la actuación de esas mujeres. Afirmaron que cumplieron un papel "central" porque, en primer lugar, sostuvieron "las necesidades elementales para que se pudiera llevar adelante la protesta. Sin esas mujeres, los trabajadores no habrían tenido comida, ni los niños cuidados. En segundo lugar, ellas también participaron en la logística organizada contra la Policía y las fuerzas de seguridad". "Nadie iba a sospechar que las mujeres iban a estar robando nafta o armando una molotov", agregó Kejner.

Fanese contó que comenzaron la investigación cuando leyeron las crónicas periodísticas sobre la huelga en las que aparecían mujeres en las fotos. "No se las nombraba ni tampoco se reproducía lo que decían, por lo que nos dimos cuenta de que faltaba recuperar esa parte de la historia", indicó.

Ambas recordaron una de las fotos, donde se las veía "erguidas, jóvenes, vistiendo pantalones de la época, pañuelos y anteojos para el sol, mientras los policías y los obreros las miran caminar. Ellas constituyen una nota de color en el desierto choconense, en medio de ese desierto irrumpe algo totalmente diferente".

choconazo2.jpg

Para Kejner, la presencia de esas mujeres "da un toque de domesticidad a la protesta social, enmarcada en una retórica heroica". "Pensar esa domesticidad como una especie de dimensión básica a partir de la cual se pueden pensar las otras dimensiones de la lucha misma. La logística contra la Policía, la vinculación con los grupos de solidaridad, toda esa red la tramaron mujeres mientras los hombres ocupaban los espacios de la huelga", explicaron.

Más de 35 años después de los hechos, Ejea indicó que estuvo acompañada por diez mujeres. "Ella nombra entre ese grupo a una mujer a la que llamaban ‘la boliviana’, que era la que se quedaba a cuidar a los hijos de todas, y la nombra porque sabe su participación en la huelga. Ella sabe que no podría haber hecho nada de lo que hizo si no hubiera sido porque la boliviana se quedaba en su casa con los hijos de todas", explica Kejner.

La-epopeya-de-las-mujeres-en-el-Choconazo-2.jpg
Ana Ejea durante la huelga histórica

Ana Ejea durante la huelga histórica

Ejea tenía un comedor donde les daba de comer a los obreros. "Decía que todos los obreros que iban a comer a su casa conformaban una gran familia", dijo Kejner.

Según las investigadoras, Ejea asumió diversos roles: "Cocinera, guerrillera, prófuga, enfermera, detectora de infiltrados, oradora ante la comunidad y madre". "Lavaba platos pero también afrontaba huelgas", precisó.

"La pasamos feo. Y como mujer, tenés que luchar y luchar y luchar. Aquel tiempo no era como ahora. Ahora tenemos los mismos derechos del hombre. Allá no", le dijo en una de las entrevistas a Kejner.

choconazo.jpg

El Choconazo fue para Ejea -que murió en 2015- como para quienes participaron de la huelga "un momento bisagra". "Cuando recordaba aquel tiempo hablaba de la soledad que vivieron muchos de ellos, ella incluida, después de la huelga, porque nadie les daba trabajo", concluyó Kejner.

De preparar la comida a armar las molotov

En su libro Dios y el diablo en la tierra del viento. Cristianos y marxistas en las huelgas de El Chocón, el abogado y periodista Juan Chaneton escribió que ese grupo de mujeres "se comprometieron en la lucha sindical y política que implicaba la huelga y no solo opinaron en un pie de igualdad con los hombres, sino que hasta enfrentaron la represión, organizando piquetes, explicando a los varones la necesidad de no ausentarse del obrador, proponiendo medidas de lucha y participando en las asambleas con voz propia. No dejaban por ello de atender otras imposiciones de la vida cotidiana".

Para Juan Quintar, autor de El Choconazo, Ana Ejea se constituyó en el "pilar organizativo de la olla popular y máxima expresión de la participación femenina en las huelgas".

Las docentes de la Universidad Nacional del Comahue Emilse Kejner y Griselda Fanese destacaron en su investigación que la participación de Ejea "en la protesta y en la política siempre está impulsada y regulada por hombres: su marido, Antonio Alac –por cuya intervención Ana se afilia al Partido Comunista– y por monseñor Jaime de Nevares, el obispo cuya autoridad confiere a Ana una especie de inmunidad".

Por último, Kejner y Fanese afirmaron que Ejea se proyecta "desde el rol doméstico hacia el espacio público de la huelga".

choconazo-3.jpg

LEÉ MÁS

El cura obrero que se puso al frente del Choconazo

A 50 años del Choconazo: el orgullo de trabajar y luchar por derechos

A 50 años del Choconazo: los libros de una histórica huelga

Juan Quintar: "El Choconazo estableció fuertes lazos sociales"

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario