La escuela 136 no inició las clases por problemas edilicios y de personal

Un grupo de madres y padres se autoconvocó y exigió soluciones al Gobierno provincial.

El paro de los docentes neuquinos ya terminó, pero todavía hay escuelas que no pueden empezar las clases por problemas edilicios, de servicios o de personal.

Es el caso de la escuela 136 del barrio Confluencia, en la que un grupo numeroso de madres y padres se autoconvocó hoy para denunciar que en el establecimiento todavía no se iniciaron las clases porque no cuentan con auxiliares de servicio, no tienen gas, hay problemas con la cocina y también con los tanques de agua.

Le exigen respuestas al Consejo de Educación y al Gobierno y dijeron que planean tomar otro tipo de medidas si los conflictos no se resuelven a la brevedad, como cortar la calle afuera del Consejo de Educación.

Las madres de los chicos que asisten a la escuela contaron que en septiembre del año pasado instalaron la cocina y que en enero de este año se dieron cuenta que estaba mal colocada la conexión de gas y mal ubicada la conexión de calefactores en las aulas.

Por eso, tuvieron que romper la pared para rehacer nuevamente la instalación y sacaron los medidores de gas. Por otro lado, explicaron que tampoco cuentan con auxiliares de servicio ya que la mayoría tiene licencia desde enero y desde el Consejo de Educación no mandaron personal en su reemplazo, a pesar de que la escuela solicitó cuatro.

También, uno de los tanques de agua se rebalsa y, por la filtración, en el baño de varones la lluvia es constante.

"¿Dónde están los derechos de los chicos? No sé si hay algo en contra de la escuela o del barrio. Le pedimos al señor gobernador que haga algo. El año pasado los nenes arrancaron las clases en mayo, se pidieron cuatro auxiliares y no mandaron ninguno, la cocina nueva llegó hace diez minutos", contó preocupada Paola Yapura, una de las mamás de la escuela.

Rosa Orozco, otra de las madres, también se lamentó por la pérdida de clases de los chicos y adelantó que pueden tomar otro tipo de medidas. "No hay ninguna solución y nuestros hijos siempre son los perjudicados. Lo que queremos es que los chicos inicien las clases y vamos a llegar hasta las últimas consecuencias", afirmó.

Por su parte, la directora de la escuela, Verónica Coñumilla, acompañó la medida que decidieron tomar los padres y contó que se siguieron todos los pasos administrativos que debían llevar adelante desde la escuela. "Se siente indignación porque no es la primera vez que pasa.

Todos hablan de Confluencia cuando hay una mala noticia, pero nadie se acuerda de Confluencia cuando los chicos tienen que estar en la escuela", afirmó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído