El clima en Neuquén

icon
Temp
75% Hum
La Mañana Caos

La furia no tiene fin: ATE y la Policía vuelven a chocar

Disparos y piedrazos frente a Casa de Gobierno. Hoy sigue el conflicto.

NEUQUÉN

Las calles que cualquier jueves por la mañana son un ajetreo de autos y peatones se convirtieron ayer en un nuevo campo de batalla, donde la Policía y los manifestantes de ATE se trenzaron en una violenta refriega de piedras y balas de goma.

Te puede interesar...

Hoy la situación no asoma distinta: el gremio estatal volverá a las calles a partir de las 8 y el conflicto parece no tener rumbo ni una salida clara, en el contexto del clima que se vivió a nivel nacional.

Como telón de fondo, hace más de 40 días ATE está reclamando la aprobación de un convenio colectivo de trabajo de salud pública. Pero la violencia parece tapar el espíritu del pedido.

Ayer desde temprano, un puñado de manifestantes con pechera verde tamborileaban los bombos en los ingresos a Casa de Gobierno, en los portones de las calles Roca y Santiago del Estero. En las veredas, donde suele ser difícil encontrar un sitio para estacionar, no había autos, ya que muchos conductores esquivaron ese sitio al ver los destrozos por todas partes.

Cerca del mediodía, la manifestación confluyó con otra que apuntaba a repudiar la reforma del sistema previsional. Por la esquina de La Rioja, los de ATE se cruzaron con una extensa columna de manifestantes de ATEN, Sejun, obreros de MAM y partidos de izquierda.

La marcha tomó como epicentro la esquina de La Rioja y Belgrano, donde los dirigentes de las agrupaciones se subieron a un camión para ofrecer sus arengas.

“No necesitamos grandes discursos sino acción para detener las políticas de ajuste”, vociferó Claudio Salazar, de Sejun, por los altoparlantes.

La Policía no cesó de disparar balas de goma y los manifestantes de ATE resistieron los embates con piedras.
La Policía no cesó de disparar balas de goma y los manifestantes de ATE resistieron los embates con piedras.
La Policía no cesó de disparar balas de goma y los manifestantes de ATE resistieron los embates con piedras.

Su alocución se vio interrumpida por una serie de estruendos que venían de la otra esquina. A sólo cien metros, sobre Santiago del Estero, un grupo de manifestantes con el rostro cubierto arrojaban piedras contra los portones de la Casa de Gobierno. Del otro lado, los policías respondían con una seguidilla de disparos. “¡Vengan, cagones, vengan! ¡Que la salud pública también es para ustedes!”, les gritaba un militante de ATE al resto de las organizaciones, que decidieron levantar campamento y continuar con su acto en el Monumento a San Martín para resguardar la seguridad de sus afiliados.

Mientras tanto, los manifestantes de ATE acudían con baldes y cajas a un baldío sobre La Rioja y recolectaban piezas de escombros para usar como munición. Cuando la Policía avanzaba sobre la plaza o sobre alguna de las calles aledañas, los militantes corrían como ráfagas en una breve estampida para refugiarse en la otra esquina.

La tensión que sumía a los manifestantes se tradujo en cruces entre el propio gremio y en una inexplicable presión hacia los periodistas de distintos medios (el miércoles una periodista de este diario fue agredida) que filmaban en vivo los incidentes por redes sociales.

Los disparos que se interrumpían volvían a intensificarse después, cuando los policías avanzaban tras sus escudos para ganar terreno. “Abran los ojos, esto es lo que pasa cuando los trabajadores piden por sus derechos”, gritaba un manifestante entre disparos.

Los estruendos motivaron a dos maestras a colocar rejas sobre la fachada de su jardín, en calle Belgrano, para resguardar a los niños, que seguían allí ajenos a la violencia eterna. Dos horas después, tras la intervención de un mediador, la violencia cesó y las calles quedaron desoladas, como la postal de una batalla reciente.

La Policía no cesó de disparar balas de goma y los manifestantes de ATE resistieron los embates con piedras.
La Policía no cesó de disparar balas de goma y los manifestantes de ATE resistieron los embates con piedras.
La Policía no cesó de disparar balas de goma y los manifestantes de ATE resistieron los embates con piedras.

En contexto

La foto de un diciembre difícil

Reclamos de 11 años. ATE lleva más de una década exigiendo que se legisle un convenio colectivo de trabajo para el sector de la salud pública. El paro fue con ese reclamo.

Los 45 días de paro. Sin avances en la negociación, lanzaron un paro por tiempo indeterminado hace 45 días con protestas, cortes de ruta y ocupación de edificios públicos.

Balas y piedras por tres. La de ayer fue la tercera manifestación repelida por la Policía en dos semanas. La primera fue en la lavandería del hospital Castro Rendón y la segunda, el miércoles en Casa de Gobierno.

El subsecretario de Seguridad, Gustavo Pereyra, salió al cruce.
El subsecretario de Seguridad, Gustavo Pereyra, salió al cruce.
El subsecretario de Seguridad, Gustavo Pereyra, salió al cruce.

Pereyra dijo que las puertas al diálogo están abiertas

NEUQUÉN

Tras los incidentes, el subsecretario de Seguridad de la provincia, Gustavo Pereyra, aseguró que se permitió la libre manifestación de todas las organizaciones y que el accionar policial sólo fue ordenado después de que un grupo de personas incendiara la puerta de acceso a Casa de Gobierno.

Además, los diputados del MPN repudiaron la violencia.

“Hay muchos jóvenes con la cara cubierta que dudamos que sean trabajadores del Estado”, remarcó el funcionario provincial.

Pereyra afirmó que le dieron directivas a la Policía para que no avanzara más allá de las inmediaciones de Casa de Gobierno y aseguró que los manifestantes retomaban las hostilidades ante cualquier retroceso de la fuerza.

“Las puertas del diálogo siempre estuvieron abiertas, pero en una negociación no puede haber imposiciones”, apuntó Pereyra, y agregó que un convenio colectivo “no es una cuestión crucial que deba resolverse de manera inmediata”.

Aunque aclaró que aún no se habían realizado los relevamientos, lamentó el daño causado sobre el patrimonio público y los lesionados que hubo tanto entre los policías como entre los manifestantes.

“Todo esto se puede evitar si no se usa la violencia como una metodología”, agregó.

“Es inaceptable el uso de la fuerza en los reclamos sociales. Pone en riesgo la integridad de los vecinos, de los empleados y de los propios manifestantes y, en última instancia, corta toda posibilidad de diálogo y entendimiento”, sentenció el funcionario.

La Justicia provincial ya tiene los videos de las cámaras de seguridad y está analizando varias horas de conflicto. En algunos tramos se puede ver a los manifestantes derribando un portón para prender fuego los contenedores.

Embed

Lo más leído