El clima en Neuquén

icon
13° Temp
53% Hum
La Mañana Sudán

La historia de Abraham Rosenvasser, el Indiana Jones argentino

Su historia llegará al cine. Fue responsable de recuperar un importante tesoro arqueológico en África.

En 1959 en Sudán, un país africano ubicado al sur de Egipto, el avance de una obra hidroeléctrica monumental dejaría sepultados bajo las aguas del río Nilo, en un territorio que abarcaba más de 6000 kilómetros, cientos de pirámides, templos y obeliscos, pertenecientes al rico período histórico del Antiguo Egipto.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) lanzó una convocatoria a nivel mundial, para aquellos países que puedan presentar proyectos de rescate del patrimonio arqueológico. A cambio, se les concederían piezas arqueológicas que iban desde vasijas y momias hasta estructuras enteras de pirámides y paredes de templos.

Te puede interesar...

Entre los convocados, y representando a nuestro país, estaba el egiptólogo Abraham Rosenvasser, cuya historia será llevada pronto a la pantalla grande con el nombre de De La Nubia a La Plata” de la mano del cineasta argentino Ricardo Prevé.

El film, rodado en Sudán y Estados Unidos, será presentado a fin de año y hace pocos días tuvo su “avant-premiére” en Buenos Aires.

En una entrevista con Mágico y Real por LU5, Prevé contó que la idea surgió en un viaje por África, cuando fue a filmar el documental Volviendo A Casa, que cuenta la historia de 44 submarinistas italianos que se salvan de un naufragio. "Los arqueólogos, antropólogos, e historiadores sudaneses con quienes trabajábamos me hablaban seguido de una misión “franco-argentina” a la Nubia, en la década de 1960. Yo pensaba que se trataba de un error de traducción, y razonaba que como Argelia era en ese momento una colonia francesa en África, probablemente la misión era un esfuerzo conjunto entre Francia y Argelia, y que la confusión se originaba en lo parecido de los nombres", dijo.

Sin embargo, un día leyendo una revista de arqueología sudanesa, el cineasta se encontró una foto que decía “tomada en la casa de la misión franco-argentina”, y ahí se dio cuenta que sus amigos sudaneses tenían razón. "Me puse a estudiar el tema y descubrí, a través de amigos arqueólogos y antropólogos argentinos, que quien había encabezado las expediciones era el argentino Dr. Abraham Rosenvasser, y que su hija Elsa vivía aun en California, en Estados Unidos de Norteamérica. Me puse en contacto con Elsa, y comenzamos poco después la producción de “De la Nubia a La Plata”, agregó.

preve.jpg
Ricardo Prevé.

Ricardo Prevé.

- ¿Qué trascendencia tuvo la gestión del investigador Abraham Rosenvasser en Sudán?

Yo creo que sin la intervención de Rosenvasser en el esfuerzo por salvar los tesoros arqueológicos de la Nubia, muchos de ellos se hubieran perdido. Los franceses, que colaboraron con los argentinos durante el primer año de los tres que duró el trabajo, pronto perdieron interés en el sitio de Aksha, donde la expedición excavaba un templo de la época del faraón egipcio Ramsés II, y dejaron a Rosenvasser y sus colegas argentinos a su propia suerte. Pero, lejos de descorazonarse, nuestros compatriotas siguieron adelante con el trabajo y lograron rescatar un gran patrimonio cultural que hoy se conserva, en parte, en el Museo de La Plata en Argentina.

- ¿Cómo fue la vida de este misterioso personaje al que ahora llaman “El Indiana Jones Argentino”?

Fue realmente extraordinaria, considerando que nació muy pobre en Colonia Mauricio, cerca de Carlos Casares en la Provincia de Buenos Aires, un poblado de inmigrantes judíos ucranianos que llegaron a la Argentina a fines del siglo XIX, y tuvo que trabajar muy duro para recibirse de historiador y abogado. Fue también miembro de la Academia Argentina de Letras, invitado por Manuel “Manucho” Mujica Laínez, y profesor (y luego decano) en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de La Plata. Es considerado el fundador de la egiptología en Argentina.

-¿Qué tiene de común esta película con otras que hayas realizado?

Yo trabajo mucho en África Oriental en general, y en Sudán en particular. Creo que mi conocimiento de la zona, y de las historias que forman parte de la cultura regional, me han ayudado a hilvanar cuentos y relatos históricos que se entrelazan de proyecto en proyecto, como me pasó con “Volviendo A Casa” y “De la Nubia a La Plata”.

sudan.jpg

- ¿Cómo sigue la secuencia del documental después de su presentación?

Ahora estamos comenzando un recorrido por los festivales internacionales de cine, que piden que las películas que seleccionan no hayan sido aún comercializadas al público en general. Estamos planificando un estreno con proyecciones en distintos cines e instituciones, para el último trimestre del año, y posiblemente también en las plataformas.

- ¿Qué otros proyectos tenés en preparación?

En Agosto, estaremos en rodaje de mi próximo largometraje documental, que se llama “Senderos”. Son las historias de migrantes latinoamericanos que luchan por construir una nueva vida en los Estados Unidos, escapando de la violencia, la pobreza, y los desastres ecológicos de sus países de origen. Varios de los integrantes del equipo de producción son argentinos.

¿Abordas alguna historia que haya ocurrido en la Patagonia en alguno de esos proyectos?

Tengo en desarrollo un largometraje de ficción, pero basado en la historia de la bandolera inglesa Helen Greenhill, que vivió sus aventuras en Chubut, Río Negro, y Neuquén a fines del siglo XIX, hasta su muerte a manos de la policía de Chubut en la localidad de Gan Gan, a principios del siglo XX. Espero poder avanzar con ese proyecto en 2023.

Sudan 5 (1).jpg

Ricardo Preve comenzó a hacer cine en el 2001, sin nunca antes haber estudiado. Como muchos otros argentinos, había quedado sin trabajo ese año y gracias a su amigo Fernando Spiner, participó de la producción de la película “Adiós Querida Luna”. De ahí en más, no paró de trabajar. Dirigió los documentales “Chagas, un mal escondido (2005), Fantasmas de Machu Picchu (2011), Los Huesos de Catherine (2015) y Volviendo a casa (2018) y fue codirector de otros tales como “Mondovino” (2004) y “Niños Momias Sacrificados en Salta” (2009).

“Creo que lo principal que tratamos de hacer con “De la Nubia a La Plata” es contar una historia casi desconocida de nuestro país, y de como con el esfuerzo y perseverancia de un puñado de argentinos, logró contribuir al patrimonio cultural mundial, algo de lo que todos nos podemos sentir orgullosos” Concluyó.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario