El clima en Neuquén

icon
35° Temp
23% Hum
La Mañana perro

La historia de Rusty, el perro al que le tuvieron que sacar los ojos

Después de años muy duros y tras quedar ciego, encontró un hogar que le dará una nueva vida, junto a dos hermanos perrunos y uno gatuno.

En las redes sociales, la historia de un perro Beagle llamado Rusty generó un gran impacto. A pesar de estar completamente ciego y tener cerca de 9 años, la mascota recibió una segunda oportunidad en la vida: encontró una familia que le brindará un hogar para siempre, en Pittsburgh, Estados Unidos.

El Beagle sufría de una luxación posterior de la lente, una afección muy rara que provoca que los ligamentos que soportan la lente se debiliten o se rompan haciendo que esta se desplace de su posición normal hacia la cavidad vítrea del ojo, es decir, la parte de atrás. Por eso, y tras hincharse sus ojos de forma muy dolorosa, debió ser sometido a una cirugía de doble enucleación en el Humane Animal Rescue de Pittsburgh, que provocó que se quedara sin los ojos y con los párpados cosidos.

Te puede interesar...

"Nuestros veterinarios tienen mucha experiencia en este procedimiento. También pensamos que era mejor realizar esta cirugía antes de que Rusty estuviera disponible para su adopción, para que los posibles adoptantes no estuvieran preocupados por tener que enfrentarse a esta cirugía en el futuro", dijo Michele Frennier, directora de marketing de HARP.

Tres semanas después de la operación, el Beagle recibió la visita de Darrell Chulack y su familia. "Mi hija Kristen había visto a Rusty en Facebook y decía que lo adoptara. Cuando fui a visitarlo se acercó y comenzó a lamerme los dedos mientras meneaba la cola. Me acosté en el suelo con él durante 15 minutos y no se apartó de mi lado en ningún momento", dijo.

"Derritió mi corazón", admitió Chulack, quien explicó que "la razón por la que adopté a Rusty fue que ya tenía suficiente dolor y pena en su vida. Rusty es un perro mayor con una discapacidad y mi corazón no me dejaba dejarlo en la perrera, así que lo adopté allí mismo. Mi familia y yo le vamos a dar un nueva vida".

Ahora, el Beagle es un miembro más en esa casa, donde además del cariño de sus dueños ha ganado dos hermanos chihuahuas, llamados Bella y Chalupa. Incluso, ahora también tiene un compañero gatuno, llamado Tarzán.

Lo más leído